Magazine semanal de cultura emergente: podcast, música, cine, conciertos, festivales y arte

¡Una segunda oportunidad para el plástico!

En Sonidos

Por Diego@eldescafeinado.com

Plastic Beach, el tercer disco de la banda “virtual” Gorillaz es el experimento perfecto; un disco que en sus orígenes evoca al pop, pero en la práctica se convierte en un collage de ritmos, colaboraciones y paisajes, todos ellos plásticos, en el buen sentido de la palabra.

image

Sin duda es un disco difícil de escuchar. La primera vez suena un tanto engorroso, pesado, incomprensible. Sin embargo, es necesario darle una segunda oportunidad para que la playa plástica libere su magia. En cada tema se asoman genialidades, matices y pequeñas referencias a la multitud de géneros que lo conforman. Más oscuro que sus dos primeros discos Gorillaz (2001) y Demon Days (2005), este material se torna más siniestro, menos infantil.

Comenzando por la Orquesta Nacional Libanesa de Música Árabe, pasando por músicos de la talla de Lou Reed, Mick Jones (The Clash) o Paul Simonon (también de The Clash), personajes de la escena hiphopera como Mos Def, Snoop Dog o De La Soul e incluso la banda sueca de música electrónica Little Dragon, hacen de este disco un frugal encuentro de personalidades que ofrece una gama muy amplia de posibilidades.

Viajando a través del electrónico suave de Empire Ants, sonriendo con rarezas pop de melodías pegajosas -altamente peligrosas- como Superfast Jellyfish o dejándose llevar por Stylo, una rola que discurre entre el hip hop, el beat bailable y una inquietante agresividad al fondo, Plastic Beach engancha y, como si ya lo supiera de antemano, ofrece una segunda oportunidad al escucha para que descubra su poder conceptual. Un mundo no tan lejano al nuestro, un mundo plástico.

Desde luego que estos temas no son los únicos ejemplos de un disco lleno de extravagancias ocultas que parecen ser convencionales en el fondo, mientras que en la forma  juegan con sonidos divertidos, melancólicos, alegres e incluso violentos –no pierdan de vista el video de Stylo con Bruce Willis-.

Plastic Beach es una obra de arte pop, mercadotécnicamente perfecta, realizada a conciencia para atacar directamente con tonadas imperdibles como en On Melancholy Hill; un LP hecho para que se hable mal de él, propio de una banda como Gorillaz, que no deja de sorprender con rolas que plasman los diferentes estilos de sus colaboradores sacándoles el máximo provecho.

Gorillaz, Plastic Beach | Parlophone, Virgin Records | 2010.

Deja un comentario

Lo más nuevo

Ir a Inicio