Magazine de cultura emergente: música, cine, conciertos, festivales, arte, sociedad

Slash y la vieja escuela vuelven a la carga

En Sonidos

Por Diego Ramos

Slash

Con más de una docena de colaboradores; desde Iggy Pop, Chris Cornell, Dave Grohl hasta Fergie o Miles Kennedy, el disco se aleja de una personalidad concreta y le ofrece a cada rola la posibilidad de ser una pieza distinta de la otra. Desde luego que el hilo conductor, llámese Slash, se materializa de una melódica forma, llámense los únicos y característicos solos –¿o solo?- de guitarra además de una excelente producción, eso que ni qué.

Y aunque los temas no sorprenden mucho, sí es de alabarse la forma en la que el ex guitarrista de la banda más afamada de los 90, intentó exprimir el máximo jugo a cada uno de sus amigos.

Ian Astbury en “Ghost”, es un Ian Astbury, inconfundible e inigualable. La portentosa Fergie sorprende con una canción bastante rockera además de ser la más pegajosa del disco: “Beautiful Dangerous”; Ozzy Osbourne no aporta nada en lo absoluto en “Crucify The Dead” más que sus ya trillados recursos; y el mal logrado Chris Cornell en “Promise” utiliza la misma fórmula de hace años , desde que se olvidó por completo quien era Chris Cornell.

El resto del disco es bueno a secas. “By The Sword” cantada por Andrew Stockdale de Wolfmother es de lo más rescatable. Suena a un Wolfmother con madre; Slash ofrece una atmósfera distinta y el poder del rock se hace presente.

Las baladas también se asoman a lo largo del disco, Adam Levine de Maroon 5 le ofrece el toque femenino al disco, mientras que Myles Kennedy da pinceladas de folk en “Back from Cali”, de igual manera Rocco DeLuca en “Saint is a Sinner” quien ofrece rolas más espirituales y acústicas, mientras que Kid Rock simula -o juega- a ser una estrella del pop como nunca -¿o cómo siempre?- en “I Hold On”.

Lemmy, líder de Motorhead imprime su sello en una buena rola titulada “Doctor Alibi”, tema un tanto bajo de decibeles para ser Lemmy de Motorhead, todo lo contrario a “Watch This”, donde colaboran Dave Grohl y el ex bajista de Guns N’ Roses Duff McKagan quienes bajo la batuta de Slash se dejan llevar por el rock: simple y majestuoso rock.

Para cerrar el disco Iggy Pop participa en “We’re All Gonna Die”, pieza que por su calidad hace -estadísticamente- de este disco un gran disco. No cabe duda que Iggy es lo mejor de este homónimo álbum de Slash.

¿Un último comentario?. Sí. Esperaba que el disco fuera bastante peor.

Deja un comentario

Lo más nuevo

La utopía sonora de Björk

Versátil, profunda y vanguardista, Björk se ancla en la música experimental con Utopia,
Ir a Inicio