Magazine de cultura emergente: música, cine, conciertos, festivales, arte, sociedad

México y Ecuador unidos por la tragedia y un partido molero

En Contexto/En El Área/Magazine

Por: Pablo Vázquez.

México y Ecuador se verán las caras este sábado 4 de septiembre en la cancha del nuevo estadio de las Chivas Rayadas del Guadalajara, en un partido amistoso de esos que organizó la federación para conmemorar el Bicentenario, la historia futbolera nos dice que estas dos escuadras se han enfrentado en 15 ocasiones de las cuales el saldo ha sido favorable para el equipo azteca, apenas en mayo pasado jugaron un duelo de preparación del Tri y para sacar dólares en Nueva York previo al Mundial de Sudáfrica 2010, de los duelos más significativos se recuerdan la semifinal en la Copa América de Ecuador 93, el partido de primera ronda del mundial de 2002 y ahora estarán frente a frente Ecuador con nuevo técnico en la persona de Reynaldo Rueda quien dirigió a Honduras en el pasado mundial, México con un técnico inventado Efraín Flores quien llamó a los “europeos” para este compromiso y el del 7 de septiembre en Monterrey ante Colombia.

4d166a-mexico-ecuador-619p

 


Pero en estos momentos hablar de lo que pasa sobre la cancha no es lo más importante, durante los últimos días un suceso hermana y nos consterna de las realidades que se viven en ambos países que jugarán un encuentro de futbol el próximo sábado.

Hace dos meses el ecuatoriano Fredy Lala emprendió camino hacia los Estados Unidos, desde la comunidad de Ger, provincia de Cañar, en el sur de Ecuador. En casa dejó a su esposa Ángela Lala, embarazada de cuatro meses, con la intención de trabajar y enviarle dinero. El joven, de 18 años de edad, además pretendía reunirse con sus padres en EE.UU., quienes al igual que él viajaron como indocumentados.

Pero el anhelo del agricultor se convirtió en pesadilla al llegar a Tamaulipas, pues los miembros de una banda criminal le cerraron el paso al vehículo en el que viajaba, junto a 71 personas y los hicieron bajar de él. Les advirtieron que eran los Zetas, con el fin de extorsionarlos y obligarlos a que se integraran a sus filas como pistoleros.

“Nos bajaron del camión con violencia para pedirnos dinero, pero nadie traía. Después nos ofrecieron trabajar para ellos”, agregó Fredy. “Dijeron que eran zetas, que nos pagarían mil dólares por quincena, pero no aceptamos”.

Según la declaración del ecuatoriano, antes de asesinarlos les vendaron los ojos, les ataron de pies y manos para luego ubicarlos en fila frente a un paredón. “Nos dispararon a todos, pese a las súplicas y lamentos de algunos de los que estaban ahí”. En la escena también se encontraba el testigo, quien cayó herido y lo dieron por muerto.

“Luego oí disparos y, cuando terminó todo y se fueron, me levanté para salir en busca de ayuda”, dijo el joven, según informaciones publicadas en diferentes periódicos de México.

El inmigrante permanece internado en un centro médico de la Marina, con heridas de bala en la clavícula y el rostro, más allá de lo que suceda en el terreno de juego es una linda oportunidad para ofrecer a través del futbol una sentida disculpa al pueblo ecuatoriano a la familia de Fredy Lara por lo que sucede en nuestro país donde ahora ni los inmigrantes, ni futbolistas se salvan de los estragos del crimen organizado en nuestra sociedad, y si no que alguien recuerde a un guaraní llamado Salvador Cabañas que también fue herido de muerte, es una pena lo que pasa en nuestro país y vaya lección en pleno festejo del Bicentenario pues en este marco, ahora se brinda la protección al ecuatoriano quien ha recibido amenazas de muerte por el hecho que denunció, de intimidación hacia su familia y de exhibición al gobierno mexicano ante su incapacidad para combatir estos males, es por ello que  la visita de su selección nacional de futbol a nuestro país, nos permite recordar que más que festejos hay mucho trabajo pendiente para hacer de nuestro país un lugar seguro otra vez.

Ojalá que se de al menos un minuto de aplausos previo al inicio del partido por la salud de Fredy quien en la búsqueda del sueño americano cayó en un infierno tamaulipeco.

Deja un comentario

Lo más nuevo

Ir a Inicio