Magazine semanal de cultura emergente: podcast, música, cine, conciertos, festivales y arte

Death Cab For Cutie

En Contexto

Por La AntiFAN

Esta agrupación se formó en 1997 en Bellingham Washington, Estados Unidos, después de ser un proyecto independiente de Ben Gibbard guitarrista en ese entonces de la banda Pinwheel. Curiosamente, el nombre fue elegido de una canción sátira del grupo Bonzo Dog Doo-Dah Band en su álbum de 1967 Gorilla y que se utilizó en la película de “Magical Mystery Tour” de The Beatles.

DCFC

Gibbard grabó un primer material titulado You can play these song with chords, álbum que se convirtió en todo un éxito y que le proporcionó la oportunidad de integrar a Christopher Walla, quien también participó en el mismo disco como guitarrista, Nicholas Harmer como bajista, y Nathan Good en la batería; esta formación lanzó el LP Something About Airplanes en el verano de 1998. Paso a paso, consolidándose como una banda indie, le siguieron grandes oportunidades de crecimiento y espacios para que Gibbard explayara su talento en otros proyectos.

Probablemente, una de las características esenciales de la banda es el corte melancólico, la utilización de guitarras y teclados para generar atmósferas envueltas en emotivos lirismos. La forma en que se utilizan los instrumentos y la conjugación de las letras, generan metáforas que cuentan historias de manera tan sencilla como nostálgica, lo que se convirtió en una de las señas de identidad de We Have The Facts And We’re Voting Yes o The Photo Album.

Los siguientes álbumes: Plans (2005) y Narrow Stairs (2008), tienden un poco más a lo comercial sin dejar de ser melancólicos e imprimiendo su particular estilo en cada una de las canciones.

1 Comment

Deja un comentario

Lo más nuevo

Ir a Inicio