Magazine semanal de cultura emergente: podcast, música, cine, conciertos, festivales y arte

Gigantic: la crónica de los Pixies en Guadalajara

En Contexto

Por Diego Ramos.

Nota al inicio: a la mierda los convencionalismos.

Es 19 de octubre. Corre el año 2010 y la noche comenzaba con unas cervecitas en la base descafeinada para salir a tiempo para el concierto de los Pixies. Primera vez en México y con fechas abarrotadas en el DF, espero un gran show, aunque sinceramente tengo mis reservas, están rucos y presiento que los veré algo cansados.

Cheché1

El Auditorio Telmex es un buen foro para ver conciertos, he visto algunos memorables y he tenido la suerte de salir importunando con algunas cervezas de más. Esta no será la excepción.

El público asistente es de lo más variado; me encuentro con amigos, músicos y alguno que otro personje de turno al cual evito saludar.  Las filas para las cervezas son enormes, la gente “calienta hueso” antes de entrar y presenciar a una banda que se tardó 20 años en venir.

Sería muy trivial poner frases de reporterillo novel sobre la vida y obra de esta banda formada en Boston en los ochenta. Mejor, a lo que te truje chencha.

Yo abuchee a The Temper Trap

Cheché-TheTemperTrap

Mi acompañante, ansiosa y feliz por ver a los Pixies en vivo me contagió totalmente de esa emoción pre-concierto-soy-fan-vamos-a-desmadrar. Era inevitable sentirse cómodo ante tantos fans de una mítica banda de post-punk que ha vivido de su puño de éxitos durante tanto, tanto tiempo.

Maduros, jóvenes, niños, güeyes que no sabían quienes eran los Pixies y demás diversidad de concurrencia se preparaba. El Telmex no estaba lleno. Me preocupé. Bebí cerveza. Lo olvidé.

Comenzó la banda abridora –término deplorable- la cual tardé una rola en reconocer. Eran los australianos The Temper Trap quienes traían un rollo un tanto monótono. Definitivamente lo convertí en uno de esos grupos que se disfrutan más en cidí, no porque ejecuten mal en vivo, sino porque que comienzan a experimentar sonidos que sinceramente me aburrieron.

Percusiones, más percusiones, melodías melosas, románticas y chillidos adolescentes. Tocaron cortes de su álbum debut titulado Conditions de 2009. “Fools”, “Sweet Disposition” y “Love Lost” son algunas de las pegajosas rolas que sonaron esa noche.

La ansiedad me consumía. Sí, yo abuchee a The Temper Trap.

Pitsa, Petsi y Pitsis, diría un amigo

65950_457939991184_235446631184_5434065_6089635_n

La escenografía era sencilla pero atractiva, unos gigantescos globos-lámparas y unas columnas de orden dórico, aseguraría mi maestra de Historia del Arte, acompañaban a los cuatro integrantes de la banda que salieron sonrientes al escenario. Multitudes gritando. Los Pixies estaban en Guadalajara.

Las caras lo decían todo, había asombro, felicidad e incluso solemnidad ante una agrupación que ha dejado rolas para la posteridad y que serán recordadas por generaciones y generaciones, aún sin saber donde esté nuestra mente.

Black Francis, Joey Santiago, Kim Deal y Dave Lovering comenzaron el concierto con fuerza, era “Bone Machine” lo que sonaba y abría la prometedora noche. Black Francis prácticamente no se dirigió al público, y fue hasta entrados los minutos que Kim interactuó con la fauna presente.

Otra cervecita.

La gente bailaba, se metía a un intenso y loco slam y todos, absolutamente todos coreaban las canciones, una tras otra; el tiempo volaba, la cerveza también, e incluso llegó al escenario. Yo rezaba por todo ese líquido vital desperdiciado.

Paco Picopiedra

36145_457940621184_235446631184_5434088_4604075_n

Fue transcurriendo el concierto e iba sonando éxito tras éxito: “Broken Face”, “Nimrod’s Son” y “Here Comes Your Man”. Apareció por ahí “Crackity Jones” mi rola preferida y un verdadero himno a la histeria de minuto y medio.

Los presentes que se encontraban hasta la parte de adelante eran levantados por los aires; la seguridad del Auditorio Telmex se tomaba la molestia de ser más bestia de lo habitual ¿hay necesidad de ser violentos muchachos? Los gorilas sacaban a los caídos en combate con la sutilidad de Blue Demon.

Nota al márgen: Gente del Auditorio Telmex controlen a sus changos, pagamos boletos carísimos por cierto, y no somos delincuentes, traten decentemente a sus clientes.

La lista de temas seguía: “La La Love You” con la voz de Dave Lovering, “Cactus”, “Caribou”, “Isla de Encanta”…

67424_457939941184_235446631184_5434063_1572085_n

Y el momento memorable fue… el show de Joey Castillo cuando tocó “Vamos”, el músico hacía sus gracias con la guitarra alargando la rola y subiendo los decibeles, prendiendo al máximo a los fanáticos. La noche cerró de la mejor manera: “Where Is My Mind” y “Gigantic”. La ensordecedora masa aplaudiendo, gritando, pidiendo más; las ¿cervezas? seguían volando;  las risas, sonrisas y carcajadas; el sudor, los saludos, los encuentros –y vaya, que qué encuentros-. Noche redonda y misión cumplida.

Cheché-Santiago

El setlist fue bastante adecuado, la mayoría salió risueña, borracha y satisfecha de lo que escuchó; algunos esperaban más aunque ¿qué se puede esperar de un concierto de los Pixies? Ellos no sacan sangre por la boca, ni llevan fuegos artificiales.

Un nostálgico concierto que quedará para la posteridad como uno de los mejores que se han podido escuchar en este año.

Deal, Francis, Santiago y Lovering, se la debían a México, gracias Pixies.

Complacidos nos dirigimos hacia la salida, “i’m moving out of this hospedaje” balbuceé en mis adentros.

setlist-image-v1

4 Comments

  1. Muchas gracias mi Rodans. Las fotos son de Guillermo Celis “Cheché” un buen compañero que roló el material y otras tantas de OCESA.
  2. Como siempre una excelente nota. Hiciste que se me pusiera la carne de gallina al volver a recordar tan chingona noche. ¡Gracias Diego!

Deja un comentario

Lo más nuevo

Ir a Inicio