Magazine semanal de cultura emergente: podcast, música, cine, conciertos, festivales y arte

La Perra Ladra en Guadalajara

En Contexto

Por Diego Ramos (@padrinoloko)

02 LP
Puede parecer una escena un poco rara: Perico, quien había actuado una hora antes como Perico el Payaso Ranchero, se subía a la batería para compartir el escenario con Elena Sánchez, bajista, ambos del grupo de rock progresivo La Perra.

La noche ofrecía un ambiente idóneo para escuchar a este power dúo, que a la postre celebró sus trece años de existencia con una breve gira por la ciudad de Guadalajara. Considerada por la prensa especializada como una agrupación rompedora y altamente transgresora dentro del rock mexicano, sus integrantes interpretan un rock original: rock oposición, contrario a los estándares y convencionalismos establecidos.

04

Llegado a este punto tengo que aceptar que esta crónica de lo acontecido en Centro Sur el pasado sábado 13 de noviembre, me ha costado uno y la mitad del otro. Pero vayamos poco a poco.

La Perra tiene sus orígenes en el rock progresivo y se autodefine como una banda de avant-prog y rock de cámara. Dada la particularidad de su música instrumental, sustentada únicamente en el bajo eléctrico, la batería y algunas percusiones; y lo distinto de su propuesta frente a las demás agrupaciones del género, se han ganado un lugar en una escena mexicana, aún temerosa de digerir tan fácilmente proyectos poco comerciales como este.

Sus rolas, estados de ánimo que circulan entre la furia y el zen, contienen líneas de bajo y batería que desfilan entre melodías abstractas, conceptos, matices y momentos. La música de La Perra recurre a un alto contenido energético. Rock, sí, pero aderezado con jazz, locura  y muchos otros elementos explícitos en sus composiciones: las imágenes auditivas, la expresividad de sus historias, el alto grado de dificultad técnica y la resistencia de su música frente a los protocolos inamovibles. La Perra se adelantó 13 años luz.

01 LP-Elena

El concierto en la plaza comercial Centro Sur fue una especie de performance; el payaso ranchero en la batería todavía hacía algunos chistes y varios niños se acercaban a ver el espectáculo, aunque no lo comprendían completamente; la concurrencia disfrutaba de algo nuevo, ensimismados en un trance lleno de recorridos sonoros, La Perra aullaba y se conectaba con los curiosos que escuchaban atentamente. Sin duda, era un momento surrealista, un acto artístico que destruía los esquemas mentales de una sociedad puramente conservadora y popular. Un centro comercial en Tlaquepaque era víctima del arte en su máxima expresión.

La Perra tocó por poco más de una hora en donde ejecutó “Pamela”, “Surf”, “El Tema de la Pantera Rosa Marihuana”, “Despojos de Compases” y “1, 2, 3 Sirenas” entre otros, rolas pertenecientes a sus tres discos: La Perra (1998), Fricción Visual (2001) y Romance con la Ira (2006), placas editadas de manera independiente y que muestran el alto eclecticismo de la innovadora propuesta del grupo.

03
Transgrediendo una barrera invisible en el rock, La Perra, nombre acuñado por el amor hacia estos fieles compañeros, ladró y se hizo oír en Guadalajara, ciudad en donde giraron por tres días presentándose en foros como El Carromato De Thespis y el Café André Bretón.

Los morelenses dieron un concierto memorable y único en la ciudad, esperemos que vuelvan pronto porque les aseguro que no podrán ver nada igual en nuestro país.

La Perra en la Web | MySpace | Facebook

3 Comments

  1. Este par es lo más raro que he visto en rock mexicano y vaya que hay cada cosa, pero muy, muy buenos, a ver cuando me pasas material y si se puede me pases el contacto para hacer una entrevista

Deja un comentario

Lo más nuevo

Ir a Inicio