Magazine semanal de cultura emergente: podcast, música, cine, conciertos, festivales y arte

Retumba la maquinaria industrial de Nitzer Ebb en Calle 2

En Contexto

Por: Diego Ramos (@DiegoKoprivitza).

El pasado viernes 28 de enero la banda de industrial electrónico originaria de Essex, Inglaterra y afincada en Alemania, dio un concierto atestado de energía en la ciudad de Guadalajara, donde el trio dio inicio su gira por América Latina de este 2011 para promocionar su último material discográfico.

Impecablemente vestidos, como si hubieran salido de una película de los años 40, Douglas McCarthy (voz), Bon Harris (programaciones, voz y percusiones) y Jason Payne (batería), los tres integrantes de Nitzer Ebb, irrumpieron en el escenario de Calle 2  para presentar su más reciente material Industrial Complex.

Muy enérgica, la maquinaria industrial de los británicos tocó por más de una hora y media, mientras que la variada fauna presente bailaba sin cesar al ritmo mecánico, potente y agresivo de estos veteranos del electronic body music e industrial electrónico.

La fuerza era imperante. El recinto retumbaba y el humo de cigarro y la cerveza no eran suficientes para apaciguar a los asistentes que se unían a la fuerza de esta banda de culto formada en 1982.

Temas de distintas épocas fueron disparados uno a uno: “Getting Closer”, “Shame” o “Control I’m Here”, así como las canciones  de su más reciente placa: “Once You Say”, Hit Your Back”, “Payroll”, “Down on your Knees” y “I Am Undone”, sonido que tiene una importante carga de techno, industrial y baterías acústicas que le ofrecen un poderío extra al concierto. Las  voces de McCarthy y Harris por un lado; por el otro las percusiones y las secuencias, sin embargo estas últimas nos hacían echar de menos a los sintetizadores y  teclados en vivo.

Son cerca de 30 años de carrera y la banda cuenta con una espectacular energía que transmite a su púbico en cada una de sus rolas. Los movimientos mecánicos comenzaron a transformarse en baile, mientras que los sonidos repetitivos, los estribillos desgañitados y el puño en alto de Douglas activaban todos los mecanismos electrónicos de su música.

El sonido era estupendo, el ambiente aun mejor. Tras un pequeño parón de unos cuantos minutos, la banda regresaba al escenario para darle más a una multitud compuesta por unas 300 almas. Fue entonces que sonaron algunas rolas ya clásicas de Nitzer Ebb como “Join in the Chant” y “I Give to You” para dar fin al concierto.

Entusiasmados y agradecidos, los ingleses dieron paso a la fiesta que continuó con un DJ y un montón de noche por delante.

Ver galería de fotos completa.

Deja un comentario

Lo más nuevo

Ir a Inicio