Magazine semanal de cultura emergente: podcast, música, cine, conciertos, festivales y arte

Behring se declara no culpable tras 93 muertos

En Contexto

Por Pablo Vázquez (@pablitovazquez1).

Conmoción mundial, lágrimas, pero sobre todo un mar de interrogantes son las que ha dejado en su camino el magnicidio de un noruego de 32 años,  Anders Behring Breivik, luego de asesinar a 76 personas el pasado viernes con el potente coche bomba que explotó en el barrio gubernamental de Oslo.

La pena según legislación noruega es de 21 años , subiría a 30.

La defensa de Anders Behring ha ventilado la posibilidad de la demencia o locura de su cliente, pero, ¿qué “enfermo mental” es capaz de salir de las filas del partido derechista noruego el Partido del Progreso dueño del 23% de las preferencias en aquella nación nórdica., hasta realizar una atrocidad necesaria tal y como describió su crímen?

Y de escribir con mucha estructura un documento llamado el 2083: una declaración de independencia europea, es el retrato de un hombre que se cree elegido para una misión con la que dar un mensaje al mundo: acabar con el multiculturalismo y la “colonización islámica de Europa”, que, según él, ha sido “tolerada por los marxistas”.

Además del atentado, un tiroteo en el campamento de las juventudes socialdemócratas de Noruega. Esto incluye la versión de varios testigos que han relatado que había al menos dos personas disparando contra los asistentes al campamento de la isla de Utoya, en donde murieron 68 personas, en su mayoría adolescentes y jóvenes.

La masacre de Oslo perpetrada desde la intolerancia, la ideología política desde una posición crítica de fenómenos mundiales como multiculturalismo y globalización, lleva a hombres como Behring Breivik a defender actitudes en el poder similares a la de personajes como Nicolás Sarkozy, Angela Merkel o David Cameron.

Nos hace por momentos mirar atrás en la historia para reflexionar si el extremismo político, tintado de nacionalista y xenófobo, son sólo argumentos para intentar justificar malos planteamientos políticos, económicos y socio-culturales, además del fenómeno de migración mundial que lleva a las personas a buscar un ambiente más propicio para su desarrollo.

Behring asesinó a noruegos, a gente del gobierno y aunque defiende a su país desde su perspectiva, de los inmigrantes islámicos, no asesinó en una mezquita, ni en un barrio donde viven inmigrantes, atacó un centro neurálgico de la política noruega, esa que ha defraudado a quienes ven en el inmigrante un problema, un invasor y ladrón de la riqueza de su nación.

“Atroz pero necesario”

El 22 de julio, día de la matanza, Breivik concluyó su diario: “Tengo material para 20 explosiones. Será un escenario de todo o nada. Imagina si la policía visitara mi casa en los próximos días. Probablemente llegarían a la conclusión equivocada y pensarían que soy terrorista”. El asesino acaba con la abreviatura lol. (laugh and loud, en inglés).

La Europa de hoy en día tiene muchos partidos que alimentan esta idea en la población y cobran fuerza en el voto, líderes y partidos extremistas europeos, salen a cazar electoralmente a la población que está golpeada por la crisis económica y defraudada por una Unión Europea que no sólo no resuelve sus problemas sino que sacrifica trabajos, y prosperidad en nombre de la globalización.

Y muchos más Behring podrían emerger de naciones como Suecia, Dinamarca, Finlandia, Holanda, además de las ya lamentables historias de xenofobia, y asesinatos en Alemania y Estados Unidos, ante un frente el islámico que de fundamentalismo también tiene lo suyo, y se alimenta de elementos similares a lo que vimos tras las explosiones en Noruega.

Esta nación donde según indicadores hay un excelente nivel de vida, en sociedad, economía y valores fundamentales, qué será? entonces en países árabes o africanos donde es el Islam un motor, ante la pobreza, destrucción e injusticia, en ambas posiciones geográficas y naciones hay hombres como Behring dispuestos a todo lo atroz pero según ellos necesario.

Deja un comentario

Lo más nuevo

Ir a Inicio