Magazine semanal de cultura emergente: podcast, música, cine, conciertos, festivales y arte

Las balas que silenciaron al futbol

En Contexto/En El Área/Magazine/Opinión

Por Pablo Vázquez (@pablitovazquez1).

Transcurrían 40 minutos de juego en el Santos vs Monarcas de la fecha 6 del Torneo Apertura 2011, el futbol lo más importante de lo menos importante como lo expone Javier Solórzano,  hasta ahora el juego no había sido trastocado por la realidad de nuestra nación en materia de seguridad, seguía dentro de esa gran burbuja social, sin vivir en carne propia la violencia en nuestro país.

Las detonaciones producto de un enfrentamiento a las afueras del Territorio Santos Modelo, ponen a nuestro país nuevamente en las portadas de medios internacionales como un lugar complicado para vivir, y ahora hasta para ir al futbol.

Torreón ha sufrido mucha violencia desde que la guerra contra el crimen organizado fue declarada por el presidente de la República, recientemente se recuerda la masacre de 27 jóvenes en una fiesta  el 17 de julio del 2010 cuando en la finca denominada“Italia Inn, presuntos sicarios entraron y tomaron por sorpresa a los asistentes, abriendo fuego sin distinción alguna.

Un espectáculo deportivo ya había sido sujeto de escenarios similares al vivido este 20 de agosto en el estadio Corona, fue el 12 de julio cuando en el marco del partido de beisbol entre los Broncos de Reynosa y los Sultanes de Monterrey.

El encuentro fue suspendido  ya que a las afueras del Estadio Adolfo López Mateos, en Reynosa, Tamaulipas se desarrolló un enfrentamiento armado el cual, provocó que jugadores de ambos equipos se resguardaran en sus respectivas casetas mientras que en las gradas, los aficionados vivieran momentos de pánico buscando de inmediato la salida del inmueble.

Estos sucesos nos llevan a la reflexión de un tema que se ha convertido en política de seguridad nacional y que hasta ahora no ha traído los resultados esperados,  es cierto que en estos tiempos de recesión económica se requiere dar una buena  imagen de nuestro país a los inversionistas, previo a los Juegos Panamericanos se espera un clima favorable y no de caos en materia de violencia.

Sin embargo no podemos tapar la realidad, tal y como lo intentó TV Azteca al cortar su transmisión, pero si la idea es no generar caos y temor, porqué si existe un pacto de los medios de comunicación ante la difusión de violencia , entonces se exhiben otros hechos de magnitudes similares, es como mantener una doble moral ante el asunto.

A la directiva de Santos, a su presidente Alejandro Irraragorri y hombres como Oswaldo Sánchez una felicitación por pararse al centro del campo a ofrecer disculpas por lo sucedido, pese a que fue un suceso alejado de sus manos y control, escenas de caos como estas ya las vimos el día en que una maestra de kinder en Nuevo León,  Martha Rivera Alanís cambió ráfagas de fuego por gotas de lluvia para tranquilizar a sus alumnos.

El deseo es que la tranquilidad vuelva a las calles para que el silencio tras las balas no sea el sonido de muerte que la violencia nos deja en nuestro país, pues tan crudo ver es a un noruego que asesina a 93 personas, como un enfrentamiento en Afganistán, o bien las revueltas en Medio Oriente, de la misma proporción es recordar a la gente tirándose al piso, futbolistas corriendo para proteger a sus familias y aficionados atravesando el campo de juego para preservar la vida tras las detonaciones.

Deja un comentario

Lo más nuevo

Ir a Inicio