Magazine semanal de cultura emergente: podcast, música, cine, conciertos, festivales y arte

Desde la “Shadowsphere” en Guadalajara

En Magazine

Por Diego Ramos.

Al salir al escenario, su primer contacto con el publico fue sencillo. Se dijo algo nervioso por presentarse por primera vez en México, sin embargo, la noche pareció cómoda con toda esa gente bailando sin cesar al ritmo de las mezclas de Josh Davis, alias DJ Shadow, uno de los exponentes más relevantes del hip-hop experimental y las mesas de mezclas.

IMG_2579-2

Sería un error intentar dar cátedra de lo que tocó y no tocó el señor Shadow durante su estancia en el Teatro Estudio Cavaret el pasado 28 de octubre, puesto que no soy un fanático que pueda verse hábil a la hora de identificar cada uno de los temas de su discografía. Sin embargo, puedo asegurar que el espectáculo visual y sonoro de este californiano de 39 años es realmente sorprendente.

Con gran carga de temas de The Less You Know the Better, su más reciente producción, así como rolas de su discografía que inicia en 1996 y que hasta la fecha cuenta con ocho placas en solitario, dieron paso a un set-list que comenzó en esfera gigante que giró incesante para mostrar una excelente propuesta visual que daba la sensación –u ofrecía la oportunidad, según el humor en el que te encuentres al leer esto- de viajar a través de la música. Dentro de la esfera, Shadow mezclaba y tocaba con destreza a un público tapatío entregado “en cuerpo y alma” -suena chaqueto, pero funcionó para cerrar el párrafo-.

IMG_2578

La noche comenzó tarde. La gente se divertía y parecía que Josh Davis también. La esfera se detuvo y se abrió. Ahí estaba el DJ con su arsenal de aparatos, como si estuviera en una pequeña caverna en medio de la oscuridad con rayos incesantes y gritos anónimos; simplemente tocó un buen rato de hip-hop rasposo.

El sonido, potente, duro e intenso hacía vibrar todos y cada uno de los vasos llenos de cerveza del recinto. El baile no paró ni un segundo. Las luces y las proyecciones no dejaban de sorprenderme; no sólo era la idea de la esfera lo que me inquietaba, sino el discurso visual que abarcaba desde una colorida psicosis de diseños esquizoides hasta la no tan discreta denuncia social.

Al final, el tipo se acercó a su público para agradecer el entusiasmo. Y es que realmente valió la pena haber viso a una leyenda de los experimentos-sonoros-electro-raperos que no fortuitamente ha sido parte de proyectos como UNKLE o Cut Chemist.

1 Comment

Deja un comentario

Lo más nuevo

Ir a Inicio