Magazine de cultura emergente: música, cine, conciertos, festivales, arte, sociedad

¡Aquí espantan!

En Contexto/Magazine

Por Óscar Álvarez / Foto: vcheregati.

En este momento, México es una película de terror en la que más de 120 millones de personas somos los protagonistas. Nomás no hay pa’ dónde hacerse. Lo digo porque las malas noticias nos llueven duro y tupido. Resulta que de acuerdo a un informe del Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal A.C. de las 10 ciudades más violentas del mundo, 5 son mexicanas ¡Ajúa! Ciudad Juárez, quien ostentó el primerísimo lugar durante tres años consecutivos, fue desplazada por la ciudad hondureña de San Pedro Sula, con una tasa de 159 asesinatos por cada 100 mil habitantes; mientras que la población fronteriza tiene sólo 148, casi nada. Podríamos, incluso, demandar un reconteo, cadáver por cadáver.

Y para acabarla de amolar, el Índice de la Paz Mundial (Global Peace Index, GPI) afirma que desde que el preciso Calderón comenzó la guerra contra el narcotráfico en 2006, México ha registrado, junto con Guatemala, el mayor deterioro de toditita Latinoamérica a consecuencia del incremento de la violencia relacionada con el narco, durante la cual se han despachado al otro mundo a más de 30 mil cristianos desde que comenzó el sexenio. Con esto, nos colocamos en el lugar 121 de una lista de los 153 países más y menos pacíficos del mundo.

Pero ya ni los datos oficiales son tan tímidos. La Procuraduría General de la República, como dicen en mi rancho, “más a fuerzas que de ganas”, tuvo que desembuchar el número de muertos que el gobierno federal ha contabilizado por la violencia que azota al país, a petición de un ciudadano que lo solicitó vía la Ley de Federal de Transparencia. ¿Cuántos cree que van? Según dicen, 47 mil 515 hasta septiembre de 2011 y contando. Al principio no querían revelar la información porque los datos son de carácter “confidencial”. Pero eso sí, la PGR dijo que más allá del interés por conocer las estadísticas, lo más importante en este tema es garantizar que cada uno de estos casos está siendo investigado con la capacidad que las autoridades tienen. ¡Cosita! ¿No se enamoran?

Aunque según el Semanario Zeta de Tijuana todas estas cifras están más maquilladas que los cachetes Eruviel Ávila. Sus cuentas, pos nomás no salen. Les sobran difuntos. De acuerdo a este diario, las muertes suman ya 60 mil 420; 12,905 más de los que da razón el gobierno federal. Oiga, ¡No es de Dios! ¿Ahora me cree que si vivimos una película de terror más “pior” que la del cacarizo ese con garras de alambre?

Y más horror si le sigo contando que de acuerdo a una encuesta de la Sociedad Hipotecaria Federal en cada uno de los hogares mexicanos se invierten 3 mil 269 pesos para transportarse de un lugar a otro, lo que equivale al 30 por ciento de su ingreso promedio. Y eso que segurito no se han echado una vuelta por Tlajomulco de Zúñiga donde, en el mejor de los casos, una persona que trabaja tiene que caminar unas buenas cuadras para salir del coto en que se encuentra su vivienda, luego buscar un “mototaxi” que lo acerque a una de las avenidas principales de los fraccionamientos Santa Fe o Chula Vista, después esperar de 10 a 30 minutos el camión que, de seguro viene a reventar y, finalmente, trasladarse a su lugar de trabajo. En total, según algunas entrevistas que este reportero ha hecho, el evento dura más o menos dos horas (aparte del regreso). Ni el mismo Jesucristo sufrió tanto en el vía crucis.

Con el IFE, la situación empeora. No importa cuántos millones de pesos gaste el gobierno federal en eliminar procedimientos burocráticos y cuántos comerciales veamos en televisión invitándonos a obtener nuestra credencial de elector. Le cuento. Acudí al módulo a renovar mi plástico y, de nueva cuenta, recibí una negativa para atenderme (justo como la semana anterior). La funcionaria del módulo me explicó que, de acuerdo a la ley, se les permite atender sólo a 100 personas por día y que las fichas se terminan pronto. Que como buenos mexicanos dejamos todo al último y que deberíamos agradecer que aunque no hay fichas ella sigue atendiendo a las personas al revisarles su documentación. Así, con esas pistolas. Cuando respondí que no me hiciera un favor, nomás que cumpliera con su chamba, se transformó en un demonio de mil cabezas y me dijo que le hiciera cómo quisiera, pero que ya no atienden, que los diputados pusieron esa ley y ella la cumple. ¿Cuál ley? Quién sabe. Para rematar, cuando me quejé de su ineptitud, me mienta la madre y me dice que me va “echar” la policía por revoltoso. Excusa No. 1: No he actualizado mi credencial porque la funcionaria del IFE está siempre de malas, es grosera y si protestas, te acusa con la policía por subversión social. Y tanta gente con necesidad de trabajar…

Ya para rematar nuestro guión de espanto, el hocico más “pípiris” de la nación, “El Gentleman de las Lomas”, también nos llenó de terror esta semana. Si usted creía haber escuchado todo con el Cavernal Juan Sandoval Íñiguez, hay le encargo a este personajazo. El Príncipe de la Iglesia es Caperucita Roja al lado de semejante patán. Y mire que se lo digo yo, que con frecuencia hago gala del vocabulario florido que durante años he aprendido y que utilizo sólo cuando la ocasión y la persona lo amerita. Seguramente Miguel Sacal debe tener conectada la boca con los intestinos porque pura caca arroja a través de esos labios.

Total que pura cosa negativa, de lo peor. Pero para no amargarle el día con mi nota, le cuento, ya para finalizar, que sí hay buenas, pocas, pero hay. Una de ellas que a seis meses de los Juegos Olímpicos de Londres 2012, México ya aseguró 39 plazas en 10 disciplinas deportivas. Los últimos en sumarse a la lista, hasta la redacción de este texto, fueron Elsa García y Daniel Corral, quienes ganaron su boleto en sus respectivas especialidades y ya entrenan duro para desempeñar un papel digno y ¿Por qué no? Soñar con una medalla.

Aquí le dejo mi reflexión. Ojalá que estas historias no le asusten como a mí, aunque lo dudo mucho.

Deja un comentario

Lo más nuevo

Ir a Inicio