Magazine semanal de cultura emergente: podcast, música, cine, conciertos, festivales y arte

Música para derribar fronteras: edición especial

En Contexto/Magazine

Desde México al mundo: Más Música Menos Balas, un proyecto que a través del arte, la educación y la cultura, nos invita a creer que la llegada del hombre nuevo con la llama de la libertad está más cerca que nunca.

 

Por: Eze Tuma.

Mientras algunos mal intencionados “entretienen” y distraen la atención del pueblo con un debate presidencial con muy poquito de serio, hay gente que de verdad trabaja. Mientras otros dicen que “México Suena”, aún sabiendo en su interior que faltan propuestas musicales y sobra gente en ese baile, en México hay personas que a través de la música, entre otras armas, sí se hacen sentir y con la paciencia y el esfuerzo de una hormiga poco a poco captan la atención de la crew, de los que quieren cambiar el plan, de los que ya no creen en los de arriba y empiezan a sentir que en ellos mismos, en el pueblo, está el cambio.

La historia cuenta que hace casi dos años, en Acapulco, un grupo de jóvenes cansados del adormecimiento y con toda su sed de cambio contenida, decidió “transformar el miedo en acción”, salir del letargo, chocar las piedras preciosas de la educación y el arte y de este modo prender la llama más poderosa de todas, esa que si de verdad se enciende puede hacer que todo se transforme, quemando todos los males que nos aquejan; la llama de la cultura.

Es cierto, esta columna tiene como objetivo dar a conocer a bandas emergentes de América Latina y quizá alguno se pregunte qué tiene que ver esta edición con lo prometido. Pues claro que tiene que ver, centenares de bandas ya se han sumado a esta bella iniciativa en varios puntos del país azteca, rompiendo fronteras, uniéndose bajo un mismo objetivo, un mismo proyecto: la ONG Más Música, Menos Balas.

La misma hoy tiene su difusión en diversos medios alternativos e independientes y ya cuenta con embajadas en Mazatlán, Puebla, Querétaro, Laguna, Ciudad de México, Monterrey, Acapulco, y Guadalajara, y de esta última región, su embajadora Belén Palacios, nos cuenta a cerca de un proyecto que sólo suma y crece con el correr de los días.

 – ¿Cuál es la idea del proyecto?

 – Debido a todo lo que acontece en los últimos años en México, el proyecto nace como un movimiento ciudadano que propone el arte y la cultura como medios de sanación y transformación de nuestra sociedad. La cultura y el arte son el camino social seguro, sustentable y sano para la transformación de los pueblos, esa es la propuesta de Más Música Menos Balas. Somos conscientes de que no es suficiente con alzar la voz, hay que generar acciones inmediatas que nos permitan reactivar y recuperar espacios perdidos por causa del miedo, nuestra condición de vida libre, y crear una generación de un nuevo público hacia la cultura y las actividades que permitan mantener alejada a la población de esta enajenación. Y que nuestros jóvenes no se formen en las filas de la delincuencia, buscamos generar consciencia.

 – ¿En dónde comienza y quiénes lo inician?

 – La situación en la ciudad estaba tornándose crítica y no bastaba con sólo quejarse y quedarse viendo, había que hacer algo, alzar la voz, generar acciones. Así, los artistas del puerto de Acapulco, artistas callejeros, artesanos, músicos y jóvenes, se unieron y emprendieron el trabajo de compartir el mensaje positivo y concreto de una manera organizada y sinérgica. Y después de alzar la voz, había que aterrizar todo, compartir el mensaje, salir de las redes sociales y no quedarnos como guerrilleros de facebook, activistas de sofá; fue entonces que poco a poco empezamos a trabajar en las calles, y desde enero de 2011 hasta hoy seguimos compartiendo el mensaje y promoviendo el arte y la cultura en varias ciudades de México.

 – También están presentes en otros países. ¿Es la idea poder abarcar lo más posible y llegar hasta dónde más se pueda?

– Buscamos que el mensaje se adopte por los pueblos no sólo como un eslogan pegadizo, sino con una intención constructiva y sustentable. Tenemos acciones realizadas con amigos en Colombia y Francia.

 – Son una ONG que ya está presente en varios estados de México. ¿Cuentan con una especie de organigrama o directorio dentro de la misma?

– Tenemos un director general que es mi amigo y quién inició el movimiento: Abraham Chavelas, y en cada ciudad donde tenemos presencia hay “embajadores” que promueven el mensaje no sólo en las redes sociales. Sumar voces, sumar voluntades, sumar Acciones… Allí está la cuestión. Hemos impulsado la figura de los “embajadores Más Música, Menos Balas”; voluntarios que se han comprometido a activar el movimiento en cada una de sus ciudades, generando eventos y propiciando sinergias con otros movimientos o colectivos.

– Muchos artistas de diversas ramas se han sumado a la iniciativa. ¿Cómo enlazan a “Más música…” con el arte?

– La enlazamos como organización y participación en exposiciones, conciertos musicales, talleres, mesas de diálogo, promoción de actividades artísticas y culturales, son algunas de las diligencias que realizamos día a día como parte de la campaña. Generamos acciones que nos permitan fomentar el arte y la cultura, Recuperar Espacios a través de ellos, impulsar la participación ciudadana, la integración y el fortalecimiento de la hermandad como seres humanos, concientizar, contagiar energía positiva. Y sanar como sociedad.

– La cantante argentina, Alika, fue declarada embajadora… también se pudo ver el apoyo de Caifanes. ¿En qué consiste este apoyo, hay otros artistas de renombre comprometidos?

– Sí, hay otros artistas como Los Daniels, Puerquerama, El Gran Silencio, Sr. González. Elis Paprica, Sol Pereyra, etc. El apoyo llega desde vestir una playera con el mensaje y darlo a conocer en sus tokines, tocar en nuestros eventos o hacernos parte de los suyos, grabar saludos y videos para la ONG, o bien en el caso de Alika hasta grabar una rola.

–  ¿Cómo sustentan al proyecto, se generan ingresos?

– En Guadalajara no contamos con fondos económicos, lo poco que podemos obtener es en los eventos que hacemos, con la venta de las playeras que nos patrocinó una marca, o con la venta de algunos discos de las bandas embajadoras que participan en la Organización. Lo llamativo en este contexto hostil de miedo y disociación es que Más Música Menos Balas haya logrado llevar adelante 15 eventos en Guadalajara sin contar con un solo peso de apoyo, ni político, ni privado, ni institucional. Somos una suma de voluntades ojala que pronto podamos llegar a más público, generar más atención y convertir a nuestros eventos en sustentables y replicables.

– Son una ONG, es cierto, pero en los últimos meses, debido a un intenso trabajo, han generado mucho ruido. ¿Tuvieron algún tipo de acercamiento con algún partido político o empresa privada debido a la importancia del proyecto?

– Tenemos algunas empresas que apoyan el mensaje de responsabilidad social que llevamos adelante, pero lo hacen con intercambio en producto o servicio, aquí no hay dinero. Algunos de ellos son: Squalo, Freática (agua), Pi Record (un estudio de grabación), Tokineros, diversos medios como El Descafeinado, Rocker.mx, Rock Ché, y los Foros en donde hacemos los eventos, parte vital del movimiento en Guadalajara. Y yo, que con mis propios ingresos solvento los gastos fijos de la organización, como Internet, teléfono, gastos de movilidad y otros.

– ¿Han tenido un acercamiento por parte de los grandes medios?

– En Guadalajara aún no han vuelto su mirada a la organización, pero en otras embajadas como Puebla, Monterrey o Acapulco nos han invitado a programas en TV y nos han difundido en diferentes periódicos.

 – ¿Cómo crees que ha repercutido el proyecto en los jóvenes?

 – De manera positiva, los alienta a creer en que se puede trabajar en equipo de forma organizada, dejando de lado las diferencias y sumando lo bueno que tenemos, juntos somos más fuertes, juntos y organizados podemos más. El lema ha trascendido los límites geográficos y penetrado en la conciencia de los jóvenes quienes hoy se sienten identificados con la campaña que todos juntos hemos emprendido.

 – Sos la embajadora de la ONG en Guadalajara, una ciudad grande e importante dentro México. ¿Qué puedes contar a cerca del proyecto en esta Ciudad?

 En Guadalajara ya contamos con el apoyo de alrededor de 200 bandas embajadoras y unos 80 artistas multidisciplinarios entre bailarines, artesanos, escritores, actores, diseñadores y artistas urbanos como los gaffiteros. Una gran cantidad de actividades diversas que van desde festivales de música, exposiciones multidisciplinarias, intervención de espacios públicos, actividades deportivas, fiestas, retroalimentación a través de las redes sociales; hacen que en Guadalajara Más Música se consolide cada día más.

– Si bien es cierto que ya se ha dado un gran paso, uno siempre siente que hay mucho más por hacer. ¿En tu caso, que crees qué falta?

 – Vamos de menos a más, hay mucho por hacer, quisiéramos poder emprender proyectos que tenemos detenidos por falta de fondos, pero siempre nos concentramos en la parte llena del vaso. Poco a poco hemos ido posicionando el mensaje en las redes sociales, la gente ya lo identifica en otras latitudes gracias a la oportunidad que nos brinda la Internet, pero es imperante salir más allá de la red y generar eventos que nos llevarán a lograr nuestro objetivo.

– ¿Son las drogas el punto de mayor conflicto en México?

– No creo que las drogas sean el mayor punto de conflicto en el país, son un problema existente de hace un tiempo largo, son parte de una problemática coyuntural, creo que el problema más grave es la ignorancia, la falta de oportunidades y de educación, porque considero que en las crisis se crean caldos de cultivo para la violencia en general, para todo aquello que hiere como una bala.

– En México, probablemente al común de la gente seguramente les daría mucho temor encarar un proyecto de este tipo, al parecer a ustedes no. ¿Qué los motiva?

 – Sí, tenemos miedo, pero lo convertimos en acciones, tenemos más miedo a la desesperanza, a heredarle a las próximas generaciones una sociedad devastada. Personalmente estoy convencida de que nuestra generación, históricamente en el mundo, es la primera que tiene oportunidad real de hacer y proponer un cambio positivo y paradigmático. Solo es cuestión de canalizar la energía positiva, las ideas sinérgicas, de sentir que podemos hacer lo que muchos otros nos dicen que es imposible.

 – Cuáles son los objetivos para lo que queda del año?

 – Seguir con el ciclo de música, llevar arte a las calles con proyectos mancomunados para recuperar espacios públicos, trabajaremos acciones con las escuelas primarias públicas, llevaremos música a la Universidad Pública, generar espacios de difusión para los artistas emergentes. En fin, hacer que crezca y se repique nuestra labor como una buena práctica, trascender fronteras geográficas y que se adopte en otros lugares el mensaje.

 – ¿Hasta dónde creen poder llegar?

 – Hasta donde sea necesario. La difusión del arte siempre será necesaria.

 – ¿Cuál es el anhelo?

 – Un país más unido, con más cultura y respeto hacia lo diverso, una mejor calidad de vida para todos, un país en donde se dispare menos.

Más Música Menos Balas en la web: Twitter | Correo | Web

Deja un comentario

Lo más nuevo

Ir a Inicio