Magazine semanal de cultura emergente: podcast, música, cine, conciertos, festivales y arte

La Xime y la Paca

En Contexto/Sonidos

Por: Carlos Perdur (@carlitoperdur) / Foto: Pablo Meneses.

El público quería ver a la Xime, pero la Paca les dejo el mejor sabor de la noche. Ante un recinto al 60%, la princesa del “Buen Soldado” salió a escena, con un diminuto vestido multicolor y con las energías de una adolescente sin padres, encendió al Teatro Diana. Su movilidad sobre el escenario motivaron al púber público que, por unos segundos, olvidaba el móvil y se disponía a escuchar. La Paca Valenzuela iba y venia sobre las tablas del Teatro, y cantaba: “Esa soy yo” sin importarle que la gente corría por los corredores y tomaba cerveza con popotes.

Francisca Valenzuela, cantautora chilena, visito por tercera ocasión la ciudad y mostró una sensual manera de concebir el nuevo pop rock. Bajo una algarabía sin mesura, y agarrando los interminables besos que a distancia le llegaban, presento un espectáculo muy dinámico, y aun, con pocos temas en el set list, se llevo la alegría de escuchar sus canciones a coro con las casi dos mil personas que al final se apersonaron en el recinto de la 16 de septiembre.

Con “Corazón” se desenchufo y entregó “el momento cursi, donde la intensidad baja un poquito”. Para después retomar el timón de un barco que nunca naufragó. Una hora bastó para que todos nos mordiéramos la lengua y la princesa del rock validara su estatus en la realeza sudamericana.

Una breve pausa interfirió en la noche. Mientras se destapaba el backline de la Xime, las diademas y los móviles adornaban las manos de los niños, mientras sus padres esperaban a discreción en el bar.

Envuelta en un vestido azul, Ximena Sariñana subía al escenario. Poco se entendía de los tres temas en ingles que dieron comienzo al espectáculo de la tapatía, entre el acento añoñado y el mal sonido, las canciones “guachachaban”. El show de luces y visuales de gran calidad la protegieron. “Love again” antecedió a sus primeras palabras: “Mi tierra natal, tan bonita”. La Sariañoña, vio como el público explotaba con el recuento de Mediocre y con los temas “Gris” y “Normal” se dio la conexión.

Se venia el momento donde las dos anfitrionas de la noche coincidían en el escenario y “No vuelvo más” junto a la banderas del nuevo pop rock latino. La Xime y la Paca mostraron talentos, con la curiosidad que Francisca sufrió la timidez o la orden de no acercarse al filo del escenario. En toda la duración del tema, se mantuvo por detrás de la Xime.

Para cerrar la noche, llegaron “Mediocre” y “Las Huellas”, canción de la banda sonora de Amarte duele. Fue un concierto que dejó satisfechos a seguidores, papás de seguidores y a los “villamelones” que íbamos a ver, mas que escuchar.

Los porqués de la Princesa

Francisca Valenzuela demostró su amabilidad y compromiso cuando al final del concierto, se dedicó a regalar autógrafos y responder a los besos que una hora atrás le habían regalado. Por más de media hora, la cantante chilena convivio con sus seguidores. Muy diferente a la personalidad de la tapatía, que se abrió paso entre la gente que la esperaba, sin siquiera voltear la cara.  

Deja un comentario

Lo más nuevo

Ir a Inicio