Magazine semanal de cultura emergente

La Ventana y el Umbral, un libro de Armando Vega-Gil

En Contexto/Magazine

salta
así
desnuda
él la ve por la rendija de sus manos
fingió dormir
fingió al saber que ella dormía su última vez
ella soñó que no dormía
ella saltó por la ventana
la dejó ir
no te vayas
te amo tanto

Es un retrato de la inmundicia. Silencio y vacío son común denominador de un personaje recalcitrante y ensimismado en sus fantasmas, demonios y humanos. Armando Vega-Gil gusta de crear-proyectar personajes sórdidos; en La Ventana y El Umbral el(los) personaje(s) tiene(n) costras que les gusta rascarse, quitarse y ver sangrar para después esperar su nueva formación con el fin de repetir lo anterior.

Es un poema sin signos de puntuación. Cero comas, cero mayúsculas, cero puntos, cero reglas poéticas (no sílabas contadas, no versos numerados, ni siquiera tiene número de páginas). Todo está en minúsculas representativas de un personaje cuyo nombre no conocemos (pues podría ser cualquiera de nosotros) pero sus emociones son diminutas, bajunas (como las de cualquiera de nosotros). Un personaje encerrado en su propia cárcel, oculto bajo su penumbra; busca luz y lo único que encuentra son desprendimientos: es él, también es su niño, su viejo, su mujer, sus putos vaguitos de esquina. Vive, convive y sobrevive de sí. Nada peor que eso.

Es un proyecto artístico de toda la Botellita de Jerez. Por cierto, infinitamente mejor a la docuficción “Naco es chido”. Aquí Armando Vega-Gil pone las letras, El Mastuerzo la música y Arau las imágenes. El prólogo musical del Mastuerzo juega con la festividad de la cumbia pero tiene letra que pide ayuda o, al menos, un poco de compañía (la rola se llama “La Ventana y El Umbral: pataleo”, también incluida en su nuevo disco solista: Guadalupe Reyes o Suite para dormir la mona). Por su parte, las imágenes de Arau son tristísimas, la más oscura de todas: un matrimonio que se sabe preso dentro de una misma cama.

Es un espejo. Hay que ser temerario para asomarse a esta ventana y no descubrir el propio umbral.

portada-libro-armando-vega-gil-e1295042270915

Texto: Hugokoatl Galván.

2 Comments

Deja un comentario

Lo más nuevo

Pintura en los sueños

“Soñar es la acción más bonita, poética, dulce, benevolente que tiene el
Ir a Inicio