Magazine de cultura emergente: música, cine, conciertos, festivales, arte, sociedad

Zorros por nueva historia, y menos dulce condena

En Contexto/En El Área/Magazine/Opinión

Por: @pablitovazquez1.

Un recuerdo más que pasajero, como empezar otra vez de cero, con cada corazón que merece una oportunidad, pues no importa el problema, importa la solución, quedándose con lo poco que queda, esta que sí es una dulce condena, tal y como escuchar la canción de Andrés Calamaro, sólo así se puede entender lo más profundo de los sentimientos de la afición rojinegra, y su historia dentro de la cancha, tras aquel lejano título en 1951 y el recuerdo del Atlas de LaVolpe del 99, hoy los aficionados y futbolistas en la Madriguera pueden ilusionarse con su equipo, más allá de ese amor incondicional hacia sus colores.

La realidad es que en la segunda era de Tomás Boy al frente de los zorros, el equipo pelea por la permanencia en el futbol del máximo circuito y aunque aún faltan siete semanas para definir su destino tanto en el máximo circuito como en su intento por llegar a una liguilla que luce más cerca que nunca desde el Clausura 2007 cuando avanzaron por última vez.

Hoy día los argumentos que tienen es que paradójicamente y en una liga como la nuestra, los equipos que pelean por el descenso, suelen por obligación realizar torneos competitivos y es que el instinto de supervivencia los obliga a ganar partidos y sumar puntos sin excepción, para además de intentar salvarse, automáticamente clasificar, lo que hace que muchos aficionados irónicamente añoren que su equipo esté en problemas de descenso para poder aspirar a ver buenas actuaciones y triunfos.

Atlas además de tener un buen técnico ha recuperado su poderío defensivo, junto con un constante sumar de puntos, la línea defensiva es una de las claves del éxito de los rojinegros en este certamen, misma que hoy busca mantenerse como la menos goleada del torneo.

Con la figura de Leandro Cufré como capitán, y con Facundo Erpen como un complemento a su labor defensiva y una portería defendida por Miguel Pinto, los Zorros, diez jornadas de distancia en este Clausura 2013, Pinto, Cufré, Erpen y compañía sólo han aceptado seis goles luego de 900 minutos disputados, y tendrían que recibir poco más del doble de goles que hasta hoy para no llegar a la marca de 13 goles permitidos del Clausura 2012.

Además tienen en Omar Bravo a su mejor anotador con cinco tantos y 23 puntos en 7 victorias y dos empates, por sólo una derrota, lo que les hace tener ya los mismos puntos que Chivas el torneo pasado, es decir que el octavo lugar de la clasificación, con lo que alcanzarían liguilla. Además de la necesidad de no aflojar el paso en los siete duelos que quedan para al menos este semestre no pierdan la categoría, sin que el problema desaparezca por completo, pues necesitarían este y dos torneos más con números similares a los de hoy, para evitar ese tema del descenso.

Pese a todo en la mente de muchos aficionados, está la liguilla y la posibilidad de llegar a una final y porqué no, bueno más allá de todo, ya salvados y con la liguilla muy cerca, la afición al Atlas una histórica dulce condena, puede sobrellevarse mejor, justo como los cánticos de su barra en la tribuna o la letra de la canción de Andrés Calamaro.

Los problemas pueden mitigarse con la salvación en medio de las elecciones en mayo, y de los problemas económicos del club, mismos que son más de fondo y que también tienen sumido al Atlas en una disputa interna y falta de imaginación para resolver las situaciones no sólo del equipo de futbol, sino de los bienes y del tremendo motor de activación deportiva, física, cultural y social que debería ser un club como el de los rojinegros.

Deja un comentario

Lo más nuevo

Ir a Inicio