Magazine de cultura emergente: música, cine, conciertos, festivales, arte, sociedad

Pedro Aznar: celebración a las canciones de Luis Alberto Spinetta

En Magazine/Sonidos

Spinetta y Aznar, una dupla atemporal que queda para la posteridad

Por: Hugokoatl Galván (@Hugokoatl).

Tal como lo dice Aznar: es una celebración a la música y a la poesía que el Flaco Spinetta nos legó. El 8 de febrero de 2012, uno de los grandes más fundamentales del rock en español nos abandonó, pero su música quedará con nosotros gracias, entre otras cosas, a celebraciones como la que Pedro Aznar (ex Serú Girán) emprendió en este concierto-disco-DVD en el que interpreta algunas de las composiciones más entrañables de la obra total del roquero argentino, padre de un Illya Kuryaki.

pedro

Sorprende la hermandad vocal de la que gozan Spinetta y Aznar. En un descuido, si uno no supiera que el Flaco ya dijo chau, bien se podría confundir el canto de Spinetta con el del su homenajeador. Por supuesto, esta hermandad va más allá de lo vocal, ambos músicos compartieron escenarios y grabaciones. De hecho, Puentes Amarillos da a conocer una rola inédita en la que Spinetta y Aznar colaboraron: “Lenny blues”.

No solo hay canciones desconocidas. Los fanáticos del Flaco y los que aún no lo conocen pueden disfrutar de sus clásicos más coreados: “Durazno sangrando”, “Seguir viviendo sin tu amor”, “El anillo del capitán Beto” y “Muchacha ojos de papel”. Esta última ejemplifica perfectamente la pasión que un público puede tener por un autor y su obra. “Muchacha ojos de papel” fue interpretada casi al final de un recital

llevado a cabo el 29 de abril de 2012 en la Plaza Italia de Buenos Aires (del cual fue grabado un CD doble y un DVD), en el que Aznar pidió que fuera el público quien cantara la rola. El resultado es una versión en el que todas y cada una de las sílabas son interpretadas con total fluidez por un público que conoce a la perfección la rola. No es como en otras ocasiones en que un vocalista pide que el público cante la rola y a la segunda estrofa el público suena atropellado y desubicado. Acá no. Los fanáticos de Spinetta demostraron su cariño por medio de sus voces apasionadas.

Desgraciadamente para los mexicanos, Spinetta no arraigó sus composiciones como debió haber sucedido con el público nacional. El Flaco quedó como una joya apreciada en el hemisferio Sur del continente, mientras de este lado es casi –casi- un desconocido. Por fortuna, quedan sus rolas para que próximos público puedan recuperarlo y llevarlo al lugar que se merece, aun aquí en México.

1 Comment

Deja un comentario

Lo más nuevo

Ir a Inicio