Magazine semanal de cultura emergente

Jaime López: Solista involuntario y entretenedor de veras

En Magazine/Sonidos

Por Joselo Rangel.

Tuve la oportunidad de compartir con Jaime López varias entrevistas allá por 2011, el año en que los miembros del Café Tacvba junto con Ramiro Del Real, Luis Ledezma, Andrea Balency y el Sr. Gonzales nos convertimos en su grupo de acompañamiento, La Chilanga Banda.

En esas entrevistas yo prefería no hablar, me quedaba calladito para escuchar al maestro López hacer malabares con el lenguaje. Me hubiera gustado poner mi grabadora como las que ponen los periodistas para guardar sus respuestas. En serio.

Foto: Entertainmex
Foto: Entertainmex

Me reía mucho, pues Jaime es muy cómico, pero no un cómico cualquiera, ya que nunca sus chistes son simples ni fáciles, más bien destilan inteligencia. Se nota que vienen de una persona que tiene un bagaje cultural inmenso, pero no solo de aquella Cultura que se encuentra en los libros. No conozco persona que maneje mejor que el las palabras y su sonido. No es de a gratis que este gran compositor haya escrito una canción como “Chilanga Banda”.

En varias de esas entrevistas que lo acompañé, Jaime desarrollaba una teoría que me gustaba mucho y que desde entonces quise adoptar para mí y para el grupo al cual pertenezco. Jaime decía que el no era ni músico ni compositor ni cantante, que sobre todo aquello era un entretenedor, un entertainer (en inglés suena más completo, parece).

Jaimelopez-joselorangel
Foto: Entertainmex

Y ser un entertainer no es cualquier cosa, es un trabajo duro. Reto a cualquiera que se pare en un escenario, frente a un público exigente y logre entretenerlos por una hora o dos o hasta tres. No. No es fácil.

Jaime López lo viene haciendo desde muchos años ya, y por azares del destino, de forma solitaria. Se define como un solista involuntario pues dice que a él le hubiese gustado tener una banda, ser parte de un grupo. Lo intentó varias veces, pero por angas o por mangas, siempre acababa el solo con su voz, su guitarra y su armónica. Y claro, todo un repertorio de ocurrencias lingüísticas para mantener al público cagado de la risa, pero al mismo tiempo preguntándose ¿cómo se le ocurrió? ¿cuánto tuvo que haber leído este hombre para llegar a algo así? ¿a cuánta gente tuvo que observar y conocer y escuchar para lograrlo?

El 21 de enero de este año, Jaime López cumplió sesenta años, de los cuales la mayoría los ha ocupado en la música, en el arte del entretenimiento. Para celebrarlos grabó una canción, “Es tan poco el amor”, con la producción y arreglos de Ramiro Del Real, en el estudio La Cámara Baja. Quique Rangel (Café Tacvba) tocó el bajo y Ramiro guitarras, batería, melotrón y glokenspiel.

En esta composición se nota el gran oficio que Jaime tiene para componer, pues con solo una escuchada o dos, te descubres tarareándola y sobre todo, dándote cuenta que es cierto, que es tan poco el amor que no habría que desperdiciarlo en celos u otras situaciones que lo entorpecen, que lo limitan.

jaime-sencillo

Jaime López me ha inspirado para tratar de escribir mejores canciones, mejores letras. Es por eso que en este su sesentavo cumpleaños lo quiero felicitar, mandarle un abrazo, desearle muchos días de estos y un sin fin de canciones más. Que las siga compartiendo con nosotros, su público, que aquí estamos dispuestos a verlo y a escucharlo. ¿Y cómo no? Queremos que nos siga entreteniendo.

¡Feliz cumpleaños Jaime!

Deja un comentario

Lo más nuevo

Guía semanal

¿No sabes a dónde ir? En esta guía encontrarás nuestras recomendaciones para
Ir a Inicio