Magazine semanal de cultura emergente: podcast, música, cine, conciertos, festivales y arte

Brasil 2014; el mejor de la historia

En Contexto/En El Área/Magazine

Por: Milán Beiles / Fotos: Cortesía FIFA.

Se acabó el Mundial. Luego de una final, vibrante y emocionante, que enmarcó y cerró con broche de oro lo que fueron 32 días en los que el fútbol atrapó a propios y extraños, a aficionados y no tan aficionados, viene el momento de reflexionar al respecto. Y es que eso es lo que tiene el deporte y el fútbol en particular en un evento deportivo de máxima trascendencia, una competencia capaz de unificar criterios y hacernos, aunque sea por unos días, gozar y disfrutar de una fiesta en la que todos somos partícipes y en la que todos somos bienvenidos.

Alemania se coronó campeón en el Mundial de Brasil 2014
Alemania se coronó campeón en el Mundial de Brasil 2014

El problema ahora -sobre todo para los que vivimos el fútbol de una manera muy pasional-, es saber ¿qué sigue?, lo que viene después de la culminación del Mundial es una sensación rara, extraña, es una tensa calma, una resaca en la que nos vemos sumergidos luego de haber esperado esta justa deportiva por mucho tiempo, con muchas ansias, con muchas esperanzas y ahora sin más ni más, se escurrió como agua entre las manos y pareciera que ya nada tiene sentido, la sensación que se tiene es la más parecida a la que tenemos cuando acabamos de ver una serie de televisión que, en las siete u ocho temporadas que la seguimos, nos atrapó, nos sedujo, nos encandiló y una vez llegado su final, el vacío que queda es abismal y pocas cosas en la vida lo llenan.

Hemos presenciado, sin duda alguna, el mejor Mundial de todos, el mejor Mundial de la historia, está claro que no los he visto todos; el primero que, con buen uso de razón presencié fue el mundial de Francia en 1998 y los recuerdos que tengo de él son maravillosos, pero luego de hacer un análisis minucioso y cuantioso, tanto futbolísitico cómo emocional, este Brasil  2014 cumplió y rebasó con todas las expectativas que se tenían de él y de una manera tal, que ni los más antiguos defensores del futbol de antaño y de Mundiales como el de 1930 en Uruguay, el mismísimo Brasil de 1950 o los vividos en México en el 70 y 86, podrían refutar que éste fue el mejor en todos y cada uno de los parámetros para catalogarlo.

El goleador colombiano James Rodríguez
El goleador colombiano James Rodríguez

Brasil tuvo de todo: goleadas, polémicas, errores arbitrales, golazos, decepciones, sorpresas, revelaciones, confirmaciones, despedidas… Fuimos testigos de la debacle española con un equipo en cierta decadencia, que después de haberlo ganado todo, no fue capaz de hacer el recambio generacional necesario y se la jugó al doble o nada, vimos cómo selecciones del primer mundo -futbolístico- como Inglaterra o Italia, sucumbieron en primera ronda luego de habernos mostrado un juego interesante pero insuficiente para superar la garra charrúa y la frescura de los ticos que, sin duda, fue la más grande sorpresa del torneo. Este mundial además, nos dejó huella con la grandiosa bachata colombiana, que de la mano de James Rodríguez, nos sedujo con el ritmo y la cadencia de su futbol, nos dejó también las decepciones de equipos como el de Portugal, que si bien su máxima figura estuvo mermada y condicionada por su estado físico, su equipo no estuvo a la altura de tan demandante evento.

Brasil se fue y nos dejó la mejor actuación de la historia de nuestra selección mexicana de futbol, si bien es cierto que no se llegó al famoso quinto partido y que desde 1986 el equipo mexicano no lo hace, El Tri. comandado por Miguel Herrera, deja un gratísimo sabor de boca, luego de haber competido y en muchas ocasiones maniatado a equipos que no son poca cosa como Brasil, Croacia y Holanda, quién tiene a figuras como Robben, que más allá de ser el tirano en turno, no hay que olvidar que es un grandísimo jugador y que fue sin duda uno de los mejores jugadores del Mundial, si no es que el mejor, y que sus “mañas” no le ayudan mucho pero su calidad fue capaz de llevar a un equipo holandés hasta el tercer lugar.

Brasil2014-5 David Luiz
La selección carioca goleada por Alemania por 7 a 1 en semifinales

México dio un gran paso en este mundial y ganó muchísimo sin haber ganado, el trabajo tiene que seguir y duplicarse pero debemos quedarnos con la sensación de haber sido uno de los animadores del evento y no un simple invitado, y que jugando así, se está más cerca, no del quinto partido, sino de un lugar en la élite en las justas internacionales.

Brasil nos deja una contundente lección que aprendimos a la mala, mientras los equipos “medianos” no sepamos dar ese gran paso y salto de calidad, los mundiales los seguirán ganando los mismos. Costa Rica, Suiza, Chile, Colombia, Argelia, México, Estados Unidos entre otros, nos hicieron creer que este Mundial sería el de las sorpresas, el de los equipos chicos pegándole a los grandes y que el más débil acabaría llevándose el campeonato, pero al final los equipos grandes siguen ganando con la camiseta y con el peso de su jerarquía que ejercen sobre el resto.

Al final Alemania quedó campeón luego de ser el equipo que más y mejor futbol mostró de principio a fin, con sus más y sus menos pero sin duda, el más regular y consistente de todo el torneo. Le ganó a Brasil con una facilidad hasta engañosa que incluso parecería que golearía también en la final, pero la goleada fue más responsabilidad de un equipo brasileño que prostituyó su estilo, su futbol, su historia y se traicionó así mismo, que del mismo equipo alemán.

Brasil2014-2
La Argentina de Lionel Messi se pudo imponer a los teutones

Por último, Brasil se va y se va a quedar esperando a su máxima figura, la FIFA dijo que esa figura fue Lionel Messi, pero Brasil y el mundo entero sabe que no fue así, Messi no estuvo, no acudió a su cita con la historia, no quiso o no pudo ser parte del Olimpo al que pertenecen unos pocos tocados por la gracia divina, Messi defraudó a los suyos y confirmo lo que bien dijo en su momento don Alfredo di Stéfano (fallecido el pasado 7 de julio a los 88 años): “Ningún jugador es tan bueno como todos juntos”, a menos que te llames Diego…”

Para los que sufrimos por que acabó el mundial, hay que recordar que ya sólo faltan 1,425 días para Rusia 2018.

Deja un comentario

Lo más nuevo

Ir a Inicio