Magazine semanal de cultura emergente: podcast, música, cine, conciertos, festivales y arte

La condición humana y sus necesidades en rojo y negro

En Contexto/Magazine

Sus figuras y sus contextos pueden ser tan suyos como nuestros, sólo que él se atreve, sin importar el resultado, a transmitirlos de una forma distinta.

El arte y la cultura es la extensión de la humanidad que nos alimenta y retroalimenta todo el tiempo (infinitamente). ¿Qué es la condición humana? ¿qué es la espiritualidad?, quizás sean preguntas muy complejas para responder en y con un simple texto, pero es interesante aproximarnos a estas aclaraciones mediante la abstracción plasmada en la obra plástica de un ser humano común y corriente como tú y como yo, que tiene inquietudes, miedos, virtudes, sueños, sentidos, días buenos y malos, y otros aspectos.

"El rostro de cualquiera". Esmalte y Novart. 23 x 20 cm, Emilio Valencia.
“El rostro de cualquiera”. Esmalte y Novart. 23 x 20 cm, Emilio Valencia.

No estoy diciendo que hay que entrar a una academia de artes y tener el título oficial e institucional que nos lance al mundo como artistas profesionales de carrera académica para expresar o comunicar algo, muchas veces sólo se necesita valor y un par de (…) pantalones bien puestos para afrontar eso que llevas dentro, aceptar lo que eres y lo que vives, y cómo lo vives, ser honesto, levantar la cara y gritarlo generando una catarsis y así liberarte.

Para poder llevar a cabo lo anterior, es decir, para sacar todos tus miedos, inquietudes y todo lo demás que dije hace un par de párrafos, hay que ser como Emilio Valencia (Ciudad de México, 1981), artista autodidacta. Él experimenta con sus emociones, toma sus materiales predilectos, la pintura de esmalte y la cartulina Novart para que simplemente siga sus instintos. La pintura lo hace todo, lo va guiando, le muestra el camino, no hay un plan sino un sendero marcado por los colores rojo y negro, van marcando una forma deforme, un sentimiento.

"Mal día". Esmalte y Novart, Medidas: 30 x 29.5 cm, Emilio Valencia.
“Mal día”. Esmalte y Novart, Medidas: 30 x 29.5 cm, Emilio Valencia.

Sus figuras y sus contextos pueden ser tan suyos como nuestros, sólo que él se atreve, sin importar el resultado, a transmitirlos de una forma distinta. Nuestro espíritu nos exige que atendamos sus necesidades, hay que nutrirlo, hay que liberarlo; Emilio encontró eso gracias al arte, gracias a que puede tomar su pintura y escupirla en ese pedazo Novart, esperando que haga una conexión íntima y profunda con el que logre contemplar su obra. Este ejercicio de contemplación podría ser como una charla entre un par de humanos comunes en un bar o un café bebiendo algo y compartiendo sus penurias o sus logros, más que en sí el pararse enfrente de sus cuadros e interpretarlos de una forma rimbombante y académica.

¿Qué nos enseña Emilio Valencia? Honestidad, franqueza, atrevimiento, autodidactismo, coraje y valor; valores que, según su servidor, son elementales en la composición de la condición humana y de la liberación de su espíritu, o al menos nos introduce a la reflexión sobre ello.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Texto: Daniel Martínez, gestor cultural.

Deja un comentario

Lo más nuevo

Ir a Inicio