Magazine de cultura emergente: música, cine, conciertos, festivales, arte, sociedad

La revolución de Gil Scott-Heron

En Magazine/Sonidos

Por: Rubén Martínez, “The Dude” (@losmasparados).

La palabra hablada, la poesía, el jazz y el blues en sintonía, el origen del hip-hop más honesto, la sátira cruda y violenta, la voz de las calles y los derechos civiles, es la importancia de llamarse Gil Scott-Heron (1949-2011).

Años antes de que Chuck D de Public Enemy cantara en “Fight The Power”: “Elvis fue un héroe para muchas personas, para mí no significa ni una mierda, la mayoría de mis héroes no están en las estampillas postales”, “Nuestra libertad de expresión es la libertad o la muerte”, un poeta criado en Jackson, Tennessee, comenzaba humildemente abriéndose camino como compositor, rodeado de una sociedad apática que gastaban sus vidas en frente del televisor, bebiendo y drogándose.

Gil Scott-Heron
Gil Scott-Heron, “el padre del hip-hop”.

Conocido principalmente por sus composiciones de estilo libre llenas de improvisación, justo como el ritmo del jazz y el soul, Scott-Heron fue apodado “El padre del hip-hop”, un término que no aceptaba por completo, pues él se consideraba un “bluesologist”, algo que definía como un científico interesado por los orígenes del blues y la música. Gran parte de sus álbumes de principios los setenta como Pieces of a man y Winter in America, junto a Brian Jackson, lograron crear un balance minimalista entre el jazz, el blues y el soul, colocando a Heron como uno de los músicos más influyentes e incomprendidos de su generación, abriendo paso a nuevos géneros musicales, como el hip-hop, y una dando la mundo una nueva visión del soul.

La calidez y el estilo vocal de Heron eran parte del extraordinario talento, el cual podemos apreciar en sus discos, incluso, en su último álbum, I’m new here, bajo una voz  desgastada y quebrada logra contagiar el enojo, la energía y la agresividad en temas como “Me And The Devil”, original del primer bluesman Robert Johnson.

Gil Scott-Heron llevó el léxico de la cultura de la calle usando las primeras rimas de rap con sus poesías enfocadas en las preocupaciones y problemáticas sociales de la época. La revolución de las letras y el comienzo del hip-hop llegó en 1970 con su álbum debut: Small talk at 125th and Lenox, un disco producido por Bob Thiele, conocido por su trabajos con John Coltrane, Louis Armstrong y John Lee Hooker.

[box]“Todos esos poemas no sólo me representan a mi. Representan a la gente que conozco y a la gente que veo. Tienes que separar los problemas que afectan a toda la comunidad de los problemas que los afectan como personas individuales. Un buen poeta siente lo que su comunidad siente. El siente que lo que es parte de su organismo. Y uno de los problemas que nuestra comunidad enfrentaba era el hecho de que éramos discriminados, y había algo que hacer al respecto.”[/box]
La revolución no se televisará

En 1970 el racismo y la falta de cobertura de servicios médicos y medios de comunicación en las comunidades afroamericanas, inspiró una de las canciones más conocidas de la carrera de Heron: “The Revolution will not be televised”. Escrita a sus 21 años, el tema cuenta con una primera versión donde solo se escucha su voz recitando la letra a manera de monólogo; ya en 1971, su amigo Brian Jackson hizo nuevos arreglos, en donde el mismo Jackson improvisaba con una flauta seguida de varios ritmos de jazz que le dieron a la canción nueva vida, la canción que todos conocemos ahora.

La letra de “The Revolution will not be televised” es fuerte, inteligente y con algunos toques de humor. Scott-Heron dio a Estados Unidos y al mundo una pieza maestra de los derechos civiles, una canción profética, que si bien no todo lo que dice se ha vuelto real, es más que parecido a lo que vivimos en estos tiempo. La canción nunca fue un éxito, lo cual probó el punto de vista del tema, los intentos de revolución siempre son oprimidos por aquellos en el poder. A pesar de esto, el mensaje continúa siendo tan poderoso como hace 40 años.

Gil Scott-Heron
La revolución no se televisará.
[box]“Esta canción es sobre tu mente, tienes que cambiar tu mente antes de que cambies la forma en la que vives y la forma en la que te mueves… La cosa que va a cambiar a la gente siempre va a ser eso que nadie puede capturar en una película. Será sólo algo que verás , te darás cuenta de pronto y te dirás: estoy en la página equivocada.” [/box]

Heron se burlaba de personajes y marcas de la televisión, de los programas triviales e inservibles, el desenfrenado consumismo y llamaba a despertar y ver lo que sucedía alrededor. El mensaje es alusivo a la cultura política que Nixon implantó en Estados Unidos y la poca capacidad de la cultura popular para capturar el verdadero corazón de la gente. El poema puede ser tomado como un llamado a las armas y al conocimiento de lo alternativo, pero eso jamás pasaría mientras la gente continuara en sus casas viendo la televisión. Uno de los temas mencionados es el problema de las drogas que Estados Unidos enfrentaba en los sententa, un problema generalizado por todo el país, pero que aquejó particularmente a los afroamericanos. “Plug in, turn on, and cop out ” es una referencia a la frase de Timothy Leary “Turn on, tune in, drop out” , un activista de las drogas psicodélicas y el LSD. Las drogas fueron un tema constante en la vida de Heron, fue adicto durante muchos años a ellas.

You will not be able to stay home, brother.
You will not be able to plug in, turn on and cop out.
You will not be able to lose yourself on skag and skip,
Skip out for beer during commercials,
Because the revolution will not be televised.

No habrá pausas, ni interrupciones en cuatro partes, la revolución no le dará sex appeal a tu boca, ni te hará bajar cinco kilos, no habrá imágenes de policías disparándoles a hermanos en repetición instantánea, la canción no será escrita por Jim Webb, ni cantada por Glen Campbell, Tom Jones o Johnny Cash.

The revolution will not be televised, will not be televised,
will not be televised, will not be televised.
The revolution will be no re-run brothers;
The revolution will be live.

De manera brillante “The Revolution will not be televised”, confirma el discurso de los puntos de vista radicales de Heron acerca de los medios de comunicación y su influencia en la sociedad, dejó plasmado en más de una generación el espíritu de los movimientos liberares de los sesenta, los movimientos literarios, el lenguaje de solidaridad y la dura realidad que se vive en la calle.

El mensajero de los mensajeros

Gil Scott-Heron

Como un himno del activismo afroamericano, Gil Scott-Heron, tomó responsabilidad de su arte y de las comunidades. El mensaje de  Scott-Heron estaba lleno de enojo, empatía y felicidad.

“Peace go with you brother” con Brian Jackson, “Lady Jane and John Coltrane” era parte de su visión y amor que tenía hacia la música, otros temas como “Johannesburg” donde hablaba de las injusticias raciales del apartheid, son muestra de la facilidad que tenía de observar las situaciones a su alrededor y plasmar en sus letras las palabras exactas, para que quien las escuchara, comprendiera el mensaje, se retara a pensar, estudiar y ser creativo. Su álbum Winter in America es, sin duda, esencial para adentrarse en su genio musical.

“H2O gate blues” es, por ejemplo, parte de su aportación al activismo de los derechos civiles que Martin Luther King había comenzado, un blues con humor obscuro sobre Nixon y Ronald Reagan, las elecciones y la gente pobre de Estados Unidos.

El “padre del hip-hop”, citado como gran influencia para Eminem, Jay Z y otros raperos del mainstream contemporáneo, nunca le mostraron verdadero agradecimiento que le debían, pues nadie se acercó a Scott-Heron durante sus recaídas en la droga, más que sus más cercanos amigos y colaboradores. Su muerte en 2011 fue una gran pérdida para el mundo musical, una figura inspiradora y creyente de la paz y el arte, de la palabra y la música como forma de expresión, consuelo y revolución.

La revolución de Gil Scott-Heron seguirá teniendo furia y melancolía, ruido de la calle y sabiduría, horrores y valor.

“La revolución no será televisada, tienes que salir y verla si es lo que quieres y por extensión hacerla posible. La revolución no será televisada… la revolución será en vivo.”

“La revolución tiene lugar en tu mente. Una vez que hayas cambiado tu mente y decidas que hay algo mal que te afecta, es cuando la revolución tiene lugar. Pero primero tienes que observar, decidir que puedes hacer. A veces algo está mal y tienes que hacer algo al respecto. Puedo efectuar ese cambio. Entonces te conviertes en una persona revolucionaria. No todo es acerca de la lucha. No todo es acerca de ir a la guerra. Se trata de ir a la guerra con el problema y decidir que puedes tener algún efecto en el problema. Cuando quieres hacer las cosas mejor, eres un revolucionario.”

Deja un comentario

Lo más nuevo

La utopía sonora de Björk

Versátil, profunda y vanguardista, Björk se ancla en la música experimental con Utopia,
Ir a Inicio