Magazine de cultura emergente: música, cine, conciertos, festivales, arte, sociedad

5 discos de rock mexicano que cumplen 20 años (primera parte)

En Destacados/Magazine/Sonidos

Antes de finalizar el año realizamos un repaso por la discografía del rock nacional que este 2017 cumple dos décadas de vida.

Dentro de la escena del rock mexicano figuran discos que han destacado por sus grandes aportaciones, propuestas y contenidos, así como por la influencia que generaron (y generan aun) en quienes los escuchan, ya que muchas veces sus canciones han sido tomadas como estandarte de diferentes generaciones, movimientos sociales y culturales.

Es por ello que en esta ocasión vamos a hacer un homenaje a 10 discos de rock mexicano en particular, no solo por su popularidad y trascendencia, sino porque este 2017 cumplen 20 años de formar parte de los playlists del público.

¿Dónde jugarán las niñas?

El primero de ellos es ¿Dónde jugarán las niñas? de Molotov, el primer álbum de estudio de la banda defeña que grabó en noviembre de 1996. El material fue publicado en julio de 1997 por la disquera Universal Music y sus productores fueron el argentino Gustavo Santaolalla y Anibal Kerpel.

Gracias a su propuesta musical, de retórica subversiva y poderoso rap-metal con influencias latinas, obtuvo una nominación a “Mejor álbum de rock latino alternativo” en los premios Grammy Latino de 1998. ¿Dónde jugarán las niñas? fue (y sigue siendo) un disco muy polémico por sus líricas duras y directas.

El exitoso álbum, donde resaltaron temas como “Voto latino”, “Gimme the power” o “Puto” se ganó el lugar en los imprescindibles de la discografía del rock nacional por su aporte y apertura.

Mucho barato

Por otro lado tenemos a los norteños de Control Machete con Mucho Barato. Material con el cual debutó la tercia hip hopera en 1997.

El disco alcanzó un éxito rotundo, ya que tan sólo en México vendió alrededor de 100 mil copias y cerca de 400 mil en toda America Latina, un logro para una banda, en ese entonces, emergente.

Mucho Barato fue producido por los regiomontanos Fermín IV, Pato Machete y Toy, quienes supieron ganarse al público tras consolidar una propuesta que combinaba ritmos nacionales con un toque único de hip-hop. Sin duda fue el momento donde se vivió la consolidación del rap mexicano: “somos humanos y somos mexicanos”.

Aquí

En este conteó es imposible dejar de lado a la talentosa Julieta Venegas, quien para ese entonces había dejado de colaborar con Tijuana No!, banda icónica del ska-punk fronterizo.

Su debút como solista fue con Aquí, disco que lanzó el 24 de marzo del 97 y que, al igual que Molotov, fue producido por Gustavo Santaolalla. Sus sencillos “De mis pasos” y “Cómo sé” definieron la línea musical de Vengas y sentaron un precedente en la mezcla de ritmos folk, pop y rock.

A partir de Aquí, editado por BMG, la carrera de Julieta Venegas tomó su rumbo y personalidad propia y la posicionó como uno de los íconos femeninos más importantes del rock mexicano.

Libres y Locos

El disco Libres y Locos de El Gran Silencio es otro de los clásicos que celebran dos décadas de estar entre nosotros, dicho álbum, editado por EMI en 1998, se convirtió en la plataforma que daría a conocer a la agrupación regiomontana por su ecléctica combinación de cumbia, rap, ska y norteño, su famoso chuntaro style.

Su sencillo “Dormir soñando” fue sin duda el despegue de la agrupación que todavía lideran los hermanos Tony y Cano Hernández. “Tonta canción de amor” y “Decadencia” son sin duda otros clásicos de un rock mexicano noventero que se dejaba de purismos y comenzaba a mezclar nuevos elementos en su música.

Tempestad

El disco Tempestad fue el segundo álbum de estudio de La Barranca, agrupación inicialmente formada por José Manuel Aguilera y Federico Fong en el 94. El disco fue grabado entre agosto y septiembre de 1997 y publicado en diciembre de ese año bajo el sello BMG-Ariola.

Bajo la temática del mar y con los grabados de José Rendón en el arte del disco, Tempestad fue considerado uno de los mejores discos del año por publicaciones nacionales especializadas como La Mosca y Switch. De profundas líricas y un rock poderoso y oscuro, La Barranca consolidaba su estilo, vigente hoy en día.

De ahí se desprenden canciones icónicas del rock mexicano como “Día negro”, “La caída” y “Al final de la playa”, donde los mencionados Aguilera y Fong unieron fuerzas con la batería y percusiones de Alfonso André y el violín de Jorge Cox Gaitán para producir una de las placas discográficas más trascendentales en los sonidos roqueros autóctonos.

El poder de Tempestad ha sido tal, que recientemente La Barranca celebró con conciertos en Guadalajara, León y Ciudad de México los 20 años del disco, donde integrantes, ex integrantes y colaboradores se unieron para venerar las rola que conforman este material, por cierto grabado en el Submarino del Aire, estudio de Alfonso André.

Texto: Ivette Macías / @eldescafeinado.

Deja un comentario

Lo más nuevo

Ir a Inicio