Magazine de cultura emergente / Guadalajara, Jalisco

Anti Folk

Por

Por Sam

En la década de los sesenta, entre el uso extenso de drogas y la experimentación de estilos de música, sale el género del folk, con bases en la música country, el cual tenía un renacimiento gracias a las estrellas de los cincuenta como Johnny Cash y Loretta Lynn.

Con letras de relevancia social y búsqueda de paz, el folk se caracterizo por tener voces no siempre muy buenas, pero sí letras interesantes. Como reacción a este exceso de servilismo a la sociedad y de querer dárselas de muy bueno, nace el antifolk en la década de los ochenta en los bares bohemios de Nueva York.

image

El sonido acústico del folk se mantiene, pero la mentalidad punk toma las riendas, experimentando con géneros como el progresivo (Wilco), el country (Ryan Adams, Whiskeytown) y el lo-fi (Moldy Peaches). Siguen habiendo letras interesantes, pero ahora contienen un alto grado de cinismo, rara vez tomando en serio el tema que se trata, pero eso sí, diciendo las cosas como son.

El patriotismo del country es reemplazado por una visión más realista, criticando el estado de las cosas y la torpeza del sistema. La pasividad del folk es defenestrada, a veces ahogándonos en el rencor, a veces simplemente recurriendo a los alcoholes (o similares) para hacer el dolor un poco más pasajero.

El antifolk nunca se toca el corazón para romperte tus esperanzas. Agarren un alcohol, sírvanse un shot de bourbon y bajen el sombrero vaquero lleno de estoperoles mientras escuchan a músicos que no necesitan distorsión para estremecerte.

Magazine de cultura emergente y podcast. Hablamos sobre música, conciertos, festivales, cine, arte y sociedad desde Guadalajara, Jalisco 🇲.

Lo más nuevo Contexto

Ir a Inicio
A %d blogueros les gusta esto: