Categorías
Contexto

Crónica: Noche psycho con Infected Mushroom y Jonathan Davis

Por Redacción El Descafeinado/Fotos: Diego Ramos.

A pesar de algunos imperfectos con el sonido, Infected Mushrom, banda de psycho-trance por antonomasia, se presentó exitosamente junto a Jonathan Davis en la ciudad de Guadalajara el pasado jueves 20 de octubre.

La noche la abrió DJ Zero quién ofreció un interesante set que hizo bailar a los que apenas llegaban al recinto donde se celebró el concierto. Con algo de dubstep y trip-hop, el DJ que también participa en Golden Ganga fue acompañado en algunas canciones por Adán Nuñez, vocalista de la agrupación zapopana.
 

Ya entrados en el baile, los asistentes a la explanada López Mateos, pudieron bailar con el electro-dance de Gunslinger, agrupación de la que se sabe poco, pero que tiene un sonido fresco y bailable, que tuvo una grata respuesta de un público que, para ese entonces, aun no alcanzaba a llenar el recinto donde se celebró el concierto.

La noche fue para Jonathan Davis, quién se presentó en el escenario con la energía a tope y unos pupilentes negros muy al estilo Wes Borland, para hacer bailar a la concurrencia un DJ set de dubstep. La gente se dejó llevar por el vocalista de Korn quién se despidió del escenario par dar paso a los israelitas Infected Mushroom.

Tras la salida al escenario del dúo electrónico, el volumen del sonido se tornó demasiado bajo provocando las quejas del público, el cual pedía a gritos: “¡Volumen, volumen!”. Infected Mushroom decidió abandonar el escenario mientras el problema se resolvía; tras 15 minutos de espera regresaron con un espectáculo muy intenso para reponerle el tiempo perdido a los fanáticos.

“Becoming Insane” fue una de las primeras canciones para después interpretar de “The Pretender” de Foo Fighters, sin duda una gran versión que se apropia del género que domina Infected Mushroom sin perder la esencia de los Foo.

Sin tregua alguna Erez Aizen, Amit Duvdevani y compañía no dejaron de imprimir su característica energía tocando canciones como “Pink Nightmares” y “I’m the supervisor”, para dar paso a la rola más esperada de la noche: “Smashing the Opponent” junto a Jonathan Davis.

El concierto continuó y el incidente del volumen se olvidó, las caras satisfechas de los asistentes hablaron por sí solas.

Por Diego Ramos Koprivitza

Un démon vert. Periodista, comunicador y social media manager. Desde 2009 soy CEO y editor general de El Descafeinado. También escribo la columna en #ElOjoAvizor y de vez en cuando hago radio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *