Magazine de cultura emergente: música, conciertos, festivales, cine, arte, cultura y sociedad desde Guadalajara, Jalisco

Hitman: Agente 47. La más nueva y (no tan) fallida adaptación-reboot de un videojuego clásico

En Cineurótica/Magazine

El nuevo intento de Twentieth Century Fox para lanzar una franquicia del Agente 47 finalmente llega a los cines, con un director apenas iniciado en el negocio de las grandes producciones y un protagonista más conocido por los dramas ingleses y las series televisivas que por los disparos a quemarropa o las secuencias de acción.

Una película sensorialmente entretenida, pero poco más que eso; un reboot que nadie pidió y que lamentablemente pasará por las salas de cine sin pena ni gloria.

hitman-uk-poster

En esta ocasión nos encontramos con The Syndicate Organization, un organismo ultra-secreto que pretende encontrar al científico Litvenko (Ciarán Hinds), aquel que en el pasado fuese el creador del programa Agente y quien ha permanecido fugitivo de dicha organización durante mucho tiempo. La clave para su paradero parece estar en Katia (Hannah Ware), una joven que muy pronto se descubrirá en medio de una agresiva persecución y por quien el Agente 47 (Rupert Friend) deberá entrar de nuevo en acción.

Si la sinopsis suena tediosamente enredada es porque lo es. Y aunque posiblemente los fans del videojuego encuentren en esta trama más tela de dónde cortar, la verdad es que, así se trate de una historia original o una adaptación de lo que sea, no importa: una película debe funcionar como tal y, en dicho sentido, Hitman se queda a medias debido a su tibia ejecución en términos de dirección. Si a esto sumamos la monofacética interpretación de Rupert Friend como el protagonista y un guión que se empeña en reiterar los objetivos de la película cada cinco minutos, el resultado es cada vez menos cautivador.

Sin embargo, no todo es un desastre. Si en algo destaca este reboot, es en sus aspectos técnicos, que van desde una paleta de colores sumamente cuidada, dinamismo en los encuadres y movimientos de cámara, hasta una intrépida musicalización y un diseño sonoro exquisito, mismos que complacerán a todos los espectadores que ansíen adentrarse en una atmósfera similar a la del videojuego.

En conclusión, Hitman: Agente 47 es una película sensorialmente entretenida, pero poco más que eso; un reboot que nadie pidió y que lamentablemente pasará por las salas de cine sin pena ni gloria.

Texto: Carlos A. Narvaez

Deja un comentario

Lo más nuevo

Ir a Inicio