Magazine de cultura emergente: música, conciertos, festivales, cine, arte, cultura y sociedad desde Guadalajara, Jalisco

Discos: “Redeemer of Souls” de Judas Priest

En Magazine/Sonidos

Los dioses del metal están de regreso. Después de más de cuarenta años de carrera y seis desde su último disco, Judas Priest regresa para presentarnos su decimo séptimo álbum de estudio.

Tras la salida de K.K. Downing, guitarrista líder y fundador de la banda, Rob Halford en compañía de Ian Hill (bajo), Glenn Tipton (guitarra), Scott Travis (batería) y como nuevo guitarrista Richie Faulkner, quien fuera sugerido para reemplazar a Downing por el mismo Steve Harris (Iron Maiden), lanzan Redeemer of souls, un álbum que si bien está muy lejos de ser el disco del año, sí deja en un buen papel a esta emblemática banda.

Redeemer-CD-visual-5

Sin lugar a dudas, Judas Priest es una de las agrupaciones más importantes e influyentes en la historia del heavy metal, su larga trayectoria comenzó en Birmingham, Reino Unido en 1969, bajo el nombre de Freight, que un año más tarde cambiarían por Judas Priest, en honor al tema de Bob Dylan “The Ballad of Frankie Lee and Judas Priest”.

Después de tres años y dos demos, el entonces vocalista de la banda Al Atkins, es reemplazado por Rob Halford, que se quedaría con el grupo hasta su separación en los noventas y que de nueva cuenta tomaría las riendas como frontman de la banda después de la salida de Tim ‘Ripper’ Owens, vocalista que estuvo al frente de Judas durante unos pocos años y con el que grabarían dos discos Jugulator de 1997 y Demolition de 2001.

Es un disco con corte clásico que toma fuerza de álbumes anteriores.

Judas Priest es una banda que nos ha regalado grandes materiales clásicos del metal, como Sad Wings of Destiny (1976), Sin After Sin (1977), British Steel (1980) o Screaming for Vengeance (1982) por sólo citar algunos.

Después del regreso de Halford a la banda en Angel of Retribution (2005) y de su muy controvertido Nostradamus de 2008, los británicos logran armar un material muy sólido aunque no excelente, Redeemer of souls, es un disco con corte clásico que toma fuerza de álbumes anteriores como Defenders of the Faith (1984) o Painkiller (1990), pero sin alcanzar con éxito la cohesión del disco como en materiales anteriores.

En temas como ‘Dragonaut’ o ‘Down in flames’, ‘Metalizer’ o ‘Hell & Back’, podemos disfrutar del sonido tradicional de Judas Priest, cosa que no se logra en otras pistas del álbum. De los trece tracks que conforman este álbum yo declaro a ‘Crossfire’ como mi tema favorito, comienza con un riff muy al estilo del rock blues, que incrementa su poder a la medida que avanza la canción, convirtiéndola en una de las más destacadas del álbum.

Con buenos aciertos y uno que otro desatino Redeemer of souls es un disco dominguero, bueno, pero nada del otro mundo.

Texto: Daniel Pimentel

 

Deja un comentario

Lo más nuevo

Ir a Inicio