Magazine semanal de cultura emergente: podcast, música, cine, conciertos, festivales y arte

Vivir es rockear

En Contexto/Sonidos

Texto y Foto: Berenice Sánchez.

El Foro Alterno se llenó de rock en español y recibió a más de 40 mil asistentes que pudieron degustar a legendarias bandas mexicanas como La Lupita y Caifanes

Rock por la Vida. Foro Alterno. Zapopan. 30 de septiembre de 2012.

El tan mencionado concierto, Rock por la Vida 6, cumplió lo prometido el pasado domingo 30 de septiembre, pues aunque el sol era intenso y el calor insoportable, pasado el medio día poco a poco aquel lugar se fue llenando de gente fresca que iba a ver a las bandas que este año llenaron de rock el Foro Alterno.

Los dos escenarios permitieron que la gente lograra desplazarse de uno a otro, y agilizar el tiempo entre una banda y otra.

Los primeros en salir fueron los Volcán que con su música nueva recibieron a los impacientes madrugadores que desde muy temprano ya esperaban bailar con “La Negra Tomasa” con los estelares Caifanes. Y aunque el concierto pareció ser un evento “disfrazado” dónde la banda con mayor importancia era la legendaria banda del rock en español, no falto quien coreara alguna rola de A Band of  Bitches, que salieron al escenario con sus máscaras blancas y sacos para contagiar a la gente con el sonido de su “Noreste caliente” bajo los 45 grados.

Mientras tanto, en el escenario Rocker ya estaba todo listo para abrirle micrófono a la áspera voz de José Fors, vocal de Forseps , quien contento por su próximo bebe, agradeció la invitación al RXLV y finalizo su aparición con “Méndigo amor”.

Y lo que parecía estar arrancando en el escenario Nike, era Siddharta que invito a toda la banda presenta a naufragar con sus canciones.

Más tarde y un poco nublado Los Bunkers salieron a escenario para contarnos que “No hay nada nuevo bajo el sol” y cuando ya se despedían del público el vocalista anuncio “Y volveré”.

Después de Chile el festival giró hasta España para escuchar que “Ser valiente no sólo es cuestión de suerte”, en boca de Vetusta Morla, que según su manager volverán a Guadalajara en 2013.

El ambiente ya se ponía bueno, y tatuados, greñudos, barbones, con lentes, minifaldas y entaconadas bailaron “Paquita Disco” con La Lupita, banda que ha sido el soundtrack de muchas aventuras de jóvenes y no tan jóvenes, la banda mexicana no desaprovecho para anunciar que el 30 de octubre estrenará disco, y cantaron algunos de los temas que este incluirá. Además que con su muy particular timbre de voz, Héctor Quijada, hizo gritar a la gente cuando afirmo que “esta generación es la mejor que ha tenido el país”.

Ahí no paro la cosa, pues con el ritmo pegajoso y algo tropical de Bomba Estereo hasta los más apretaditos se movían, además de que Liliana Saumet, vocalista de la banda, logró captar la mirada de más de alguno con las mayas transparentes y el liguero que traía puesto.

Sin duda alguna la banda más esperada fue la de los veteranos experimentados de Caifanes, que anunciaron su presencia con “Vamos a dar una vuelta al cielo”, cabe mencionar que Saúl Hernández llegó inspirado, pues utilizo cada espacio entre canción para agradecerle a “la raza tapatía” por la entrega que ponían.

“Sólo tienes que creértela para hacer lo que quieras…” fue la introducción para la canción “Antes de que nos olviden”.

Ya entrados en materia y después de haber recordado algunas de sus canciones, Saúl leyó la carta de Fernando Flores Macías, de 11 años de edad quien en la carta agradecía a sus padres por haberle enseñado a amar la vida, y recordando a un ser querido que había perdido, así mismo invitando a sacar las frustraciones de diferentes maneras y menciono que la forma favorita de él era escuchar rock;

“El enemigo no está afuera, eres tú mismo…” fueron las palabras que anunciaron la próxima canción “Ayer me dijo un ave”.

Como todo una banda complaciente no podían faltar “La célula que explota”, ni “Los dioses ocultos”, la gente contenta aplaudía y recibían a cambio: “Una vez más el aplauso es para ti raza de Guanatos”.

Con la voz ya agotada y con un sonrisa burlona Saúl se despidió de la gente, Marcovich quedo exhausto después de haber bailado “La negra tomasa”, el vocal agradeció a su banda, y salió del escenario, mientras los 40 mil asistentes escuchaban emotivamente “Let it be” de The Beatles.

Deja un comentario

Lo más nuevo

Ir a Inicio