Magazine semanal de cultura emergente

  • the-rasmus-guadalajara-2016-cavaret.jpg?fit=1000%2C665
  • the-rasmus-en-guadalajara-2016.jpg?fit=1000%2C667
  • the-rasmus-mexico.jpg?fit=1000%2C614
  • the-rasmus-gdl.jpg?fit=1000%2C612

The Rasmus: rock con sabor a nostalgia

En Magazine/Sonidos

Después de casi cuatro años de inactividad The Rasmus regresó a las andadas para celebrar más de 20 años de trayectoria.

Era el año 2003 cuando en los más famosos canales musicales de televisión comenzaba a sonar un pegadizo woh oh oh interpretado por un joven de mirada malévola y un extraño peinado de plumas en la cabeza. Era esa la época de la ropa oscura, las uñas pintadas y el delineador negro; era la época de The Rasmus, quienes a la par de otros grupos del género, como Evanescence o H.I.M., marcó la adolescencia y la infancia de muchos.

the-rasmus-guadalajara-2016
Lauri Ylönen, vocalista de The Rasmus en su paso por Guadalajara.

The Rasmus no comenzó como una banda de rock gótico, sus orígenes fueron como un grupo de funk y jazz irreverente (para ese entonces sólo se llamaban Rasmus), que con el paso de los años se fue estilizando y encontrar su propio camino en los rincones más oscuros de la música de aquellos tiempos.

Tuvieron que pasar cinco discos (los primeros tres bajo el nombre de Rasmus) para ser lanzados a la fama con el sencillo ‘In the shadows’, extraído del álbum Dead letters, que abrió camino para una serie de éxitos entre los cuales se encuentran ‘Guilty’, ‘No Fear’, ‘Shot’, ‘Livin’ in a world without you’ y ‘Justify’. La banda finlandesa no tardó en posicionarse como un icono de la cultura dark, emo y gótica de aquella época.

Como todo grupo, su popularidad fue decayendo; en un intento de irse modernizando, fue cambiando su sonido por algo menos pesado y más hacia lo pop y electrónico e incluso hasta lo acústico; conservando a sus seguidores más fieles, perdiendo alguno que otro que se quedó en la época dark y atrayendo a otros cuantos que apenas los descubrían.

En 2016 y después de casi cuatro años de inactividad, The Rasmus regresó a las andadas para celebrar más de 20 años de trayectoria, pasando, por supuesto, por tierras tapatías, lugar que ya habían visitado cuando presentaron su L.P Black Roses en 2009.

El evento tuvo lugar en el Teatro Estudio Cavaret el pasado 1 de junio, donde cientos de aferrados fans gritaron, cantaron y se volvieron locos durante hora y media de concierto. Fue un espectáculo pequeño y alejado de toda la parafernalia que alguna vez caracterizó al grupo (cuando antes Lauri Ylönen, vocalista, utilizaba un elegante traje negro, maquillaje cuidado y un elaborado peinado, para esta ocasión salió en camiseta de resaque, pants y un par de plumas colgadas de su despeinada cabeza).

La mayoría de las canciones fueron del Dead Letters, aunque también se hicieron presentes sus éxitos más recientes como ‘Justify’ o ‘Livin in a world without you’, e incluso unos de la era pre Dead Letters como ‘FFFFalling‘. Interpretadas enérgicamente, haciendo incluso arreglos diferentes para un par de canciones, que habla de un interés por hacer un show distinto cada vez (y lo cual se agradece). Hubo un bloque acústico donde el vocalista pudo presumir de su curiosa voz y hasta hubo un pseudo-cover de ‘Suerte’ de Shakira porque sí. Pero nada se comparó al momento en el que la banda comenzó a tocar ‘In the shadows’, la canción que el público llevaba esperando cantar desde el momento en el que se anunció la fecha del concierto.

En pocas palabras, fue una noche de volver en el tiempo, donde confluimos aquellos que los escuchamos a todo volumen en secundaria . Ojalá vuelvan pronto.

Texto y foto: Abraham Mercado.

Deja un comentario

Lo más nuevo

Ir a Inicio