Magazine semanal de cultura emergente

Lenia Ruvalcaba

Lenia Ruvalcaba, la judoca que lo consiguió todo

En Contexto/En El Área/Magazine

“Cuando todo mundo pensó que iba a perder, pude mantener la calma, pude reponerme y al final, faltando un minuto, gané”.

Lenia Ruvalcaba se pasea por los pasillos del CODE Jalisco como cualquier atleta. Viste de manera normal y su peculiaridad, carga su medalla de oro en el bolsillo del pantalón; se sienta sobre ella sin ningún remordimiento. Su altura, los lentes y el pelo recogido la hacen ver una persona formal, pero su risa estruendosa demuestra lo contrario.

lenia ruvalcaba
Eduardo Avila y Lenia Ruvalcaba, ambos jaliscienses y campeones olimpicos de judo en Río 2016.

Lenia Fabiola Ruvalcaba Álvarez es oriunda de la perla tapatía, tiene 30 años y es ganadora del Premio Estatal del Deporte (2008), doble medallista Parapanamerica, subcampeona olímpica en los Juegos Paraolímpicos de Beijing y campeona olímpica de los pasados Juegos Paraolímpicos en Río de Janeiro. El pasado 3 de noviembre, la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (CONADE) le otorgó el Premio Nacional de Deporte en la categoría Deporte Paraolímpico.

La amante del sushi y la comida mexicana, ha practicado el judo desde los 11 años. Cuando tenía 26 años Lenia asistió a los Juegos Paraolímpicos de Londres donde quedo en quinto lugar. “Pienso que todo en esta vida es necesario, si el resultado no se dio en Londres fue por algo. Sabía que iba a batallar y valoré más este ciclo olímpico, estuve trabajando muchísimo para la medalla, entonces era lo que se esperaba, era el motivo por el que estaba entrenando”.

Muecas, nariz arrugada, gestos y suspiros, muchos suspiros al hablar. Todo al mismo tiempo, cuando habla de su competencia en Río 2016. “Lo que importa es estar bien mentalmente, saber que puedes hacerlo. En semifinales iba perdiendo con Venezuela, cuando todo mundo pensó que  iba a perder, pude mantener la calma, pude reponerme y al final, faltando un minuto ¡Le pude marcar y le pude ganar!

Entre sonrisas y miradas serias, explica. “La final fue México-Brasil, y todo el estadio le estaba gritando a Brasil, pero, a mí ya me tocó ser sede, entonces sé que la presión de estar en un estadio donde es tu casa. Fue un factor a mi favor y eso hizo que todo el tiempo estuviera atacando. Eso me deja muy contenta, no es fácil manejar un estadio”.

La judoca que se consagro como campeona olímpica el pasado 10 de septiembre, jamás se imaginó que después de Londres 2012, habría cambios radicales. “Después de Londres no sabía si iba a seguir, me aventé prácticamente un año sin hacer judo formal, porque estuve dando clases de judo, entonces el dar clases me obligaba también a hacer un poco pero no a hacerlo tan formal como para el alto rendimiento”.

Parte de su decisión de retirarse un año, fue debido a que la  CONADE le cambió el apoyo mensual de 40 mil pesos por un apoyo de 5 mil pesos. “Lo tuve que hacer fue trabajar, hacer un ahorro, y cuando ya venía el primer clasificatorio que fue un mundial en Colorado, tuve que dejar de trabajar y concentrarme en la Ciudad de México; cuando gano bronce en Colorado, se me regresa un poco el apoyo. Y gracias al bronce del mundial pude regresar de lleno a los entrenamientos”.

lenia-ruvalcaba-rio-2016
Foto: Río 2016.

Durante su estancia en la Ciudad de México, Lenia entrenó con el equipo representativo de la UNAM, donde trabajó varios aspectos técnicos de mano de su entrenador Hilario Ávila Mejía -padre del judoca Eduardo Ávila, quien también fue Campeón Paraolímpico de judo en Río 2016-.  “Fue un proceso complicado porque era lo único que hacía, porque había días donde de plano, lo normal, ya no quería entrenar o me sentía muy cansada… pero también me la pasé muy bien, tuve la oportunidad de en los campeonatos conocer Japón y España”.

Lenia es la hija menor de tres hermanos, es sociable y alérgica al camarón. Con una sonrisa, reconoce que existen cambios significativos en el apoyo al deporte adaptado. “Es complicado de repente hacer una cambio tan drástico, pero se está notando que es lo principal”. La judoca reconoce que de aquí a cuatro años, pueden pasar muchas cosas, por el momento no habla sobre un retiro y tan solo menciona: “Soy egresada de la licenciatura en Cultura Física y Deportes, y me gustaría poder también trabajar en el entrenamiento deportivo”.

Texto: Siboney Flores.

Deja un comentario

Lo más nuevo

Ir a Inicio