Magazine semanal de cultura emergente

¿Aún vale la pena la distribución física de tu material musical?

En Editoriales/Magazine

Pese al triunfo del streaming musical, todavía hay lugar para tu material físico; tener en cuenta su valor agregado es fundamental para tu estrategia de marketing musical.

Videos cortos, publicidad digital, mensajería instantánea y streaming musical son algunas de las tendencias de marketing musical que publicó el sitio web especializado Midem.

Ahí, Midem menciona que hay que “decidirse por campañas que siempre tengan como prioridad la experiencia de usuario”, y me parece que es un buen punto de partida para realizar una reflexión en torno a las estrategias de distribución del material musical de muchas bandas y solistas en la actualidad.

marketing musical
Los discos no han dejado de ser un objeto de colección valioso para los melómanos.

La experiencia del usuario

Está claro que la tendencia actual de la distribución de la música está centrada en el entorno digital, sin embargo, esto abre dos vertientes muy claras en los objetivos que una banda o músico debe perseguir con su material.

La primera de ellas tiene que ver con su disco físico, que si bien ya no es el formato por excelencia que consumen el grueso de los compradores de música, sí lo es para la promoción e introducción de tu proyecto musical, tanto para nuevos fans, medios de comunicación o relaciones públicas.

Es decir, vender y distribuir tu disco en conciertos es una gran estrategia de marketing para que más gente te escuche -no dudes de ello-, además puedes vender otra serie de cosas como camisetas, merchandising, ediciones especiales o posters. Ahora bien, entrevistando y platicando con diferentes agrupaciones locales me he dado cuenta que la gente sigue pidiendo discos físicos -recuerda, siempre serán objetos de colección a los que se suma el arte, diseño o contenido ‘extra’- y los canales de distribución a veces son complicados: “mándanos un correo y pasamos a verte para dártelo”, “nos quedamos de ver en tal lugar y ahí te lo damos”, “búscanos en nuestro local de ensayo”, etcétera, etcétera.

Un punto en el que siempre hago hincapié es en la imagen y profesionalismo que debe imprimir la banda o músico independiente en cuestión; no se trata solamente del escenario, se trata de mantener una personalidad competente en todo momento ¿es entonces profesional perseguir a los fanáticos con tu CD? Pues, la verdad, no.

Creo que ahí es importante ser creativo y buscar herramientas que puedan aportar valor a tu proyecto, en este caso, la distribución de tu música. Utilizar el servicio de un tercero siempre es una opción; un ejemplo en particular para este tema sería iVoy, una empresa de paquetería que opera en las principales ciudades de México y que promete entregas en 90 minutos a costos bastante accesibles.

La distribución digital

Por otra parte, la segunda vertiente en torno a la distribución de la música es la más obvia: la inminente subida de tu material a las principales plataformas de streaming musical; Spotify, Deezer, Google Music, CD Baby, entre otras, son prácticamente un requerimiento si tu proyecto va en serio y quiere generar ventas.

Hay plataformas interesantes para realizar esto, por ejemplo, puedes buscar a los famosos ‘agregadores’, socios de las diferentes plataformas con quienes te puedes acercar para distribuir tus canciones. Una de ellas es 1978 Music Co., empresa mexicana dirigida principalmente al mercado latinoamericano y que ofrece tarifas bastante accesibles.

Lo importante de todo esto es formarse constantemente, entender cómo funcionan las nuevas tendencias de marketing musical y hacerse de buenos socios comerciales, con eso seguro podrás darle un empujón más a tu proyecto musical.

Texto: @DiegoKoprivitza.

1 Comment

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Lo más nuevo

Ir a Inicio