• ponte_en_4_teatro.jpg?fit=1056%2C703
  • 432_teatro_2.jpg?fit=1056%2C703
  • ponte_en_4.jpg?fit=1056%2C703

“Ponte en 4”, teatro en micro formato y sin tabúes

En Contexto/Magazine

Cuatro micro obras componen Ponte en 4, una puesta en escena que aborda el sexo y el amor desde diferentes perspectivas.

Hablar de sexo a diestra y siniestra es algo que cada vez se está volviendo más común, tanto, que corremos el riesgo de volverlo un tema trillado. Sin embargo, la lucha que se hace con esto, es justamente la de “normalizar” el sexo, hacerlo ver como lo que es, un acto natural y del que se puede hablar sin tabúes. Una tarea que, con la llegada de generaciones cada vez más liberales y menos pudorosas, se vuelve más sencilla. Pues la obra Ponte en 4 trata de agregar su granito de arena a ello con una obra compuesta de cuatro micro obras donde se toca el tema del sexo y el amor desde distintos puntos de vista.

Ponte en 4
“Ponte en 4” está protagonizada por estudiantes de la Licenciatura en Artes Escénicas de la UdeG. Foto: Abraham Mercado.

¿Quién está detrás de esto? Un sujeto llamado Diego Castañeda y su grupo de teatro independiente 432 Teatro, que se encarga, junto con Alejandro García, de realizar montajes independientes en Jalisco y en Michoacán.

Cuando Diego decidió montar un texto escrito por él y que ya había montado en Michoacán, se dió cuenta de que una obra de 15 minutos no es muy rentable, así que buscó otras tres para completar. Es así que, pidiendo textos a amigos dramaturgos, se hizo de cuatro historias que, según cuenta él, hasta que las seleccionó descubrió que el tema central de todas era el mismo: el sexo.

Para el elenco, el director se hizo de la ayuda de sus mismos compañeros de clase, por lo que siendo todos estudiantes de la Licenciatura en Artes Escénicas de la UdeG, les tocó no sólo ser compañeros de clase, sino compañeros de trabajo. Así, el elenco quedó formado por Adal Cotero, Alicia Lara, Daniel Martinez, Ana Karen Coy y Ana Luisa Aguilera.

La función comienza con “Me voy a masturbar”, escrita por Diego Castañeda y que trata sobre los pensamientos que tiene una joven al descubrir que su novio se masturba por las noches. Un arranque ligero y divertido.

Ponte en 4
“Nada surgió de la nada”, historia Salma Guzmán que compone la puesta en escena “Ponte en 4”. Foto: Abraham Mercado.

Sigue con “Sáname Roma”, de Gustavo Aguilar, quien deja a un lado la comedia para sumergirnos en el sentimentalismo de una relación carnal y platónica que tiene un escritor con su creación, la protagonista de sus libros.

En tercer lugar llega “Nada surgió de la nada” de Salma Guzmán. Una historia que habla sobre María y Elena, dos niñas de quinto de primaria que descubren una cosa: están enamoradas. Una historia tanto graciosa como tierna.

Sin embargo, la obra cierra con broche de oro con “Música para coger sabroso”. Donde tres científicos nos exponen las conclusiones de una investigación sobre la música que escucha la gente para, pues…coger. Divertida, sucia y que hace que el público se ría mientras corea a todo pulmón las canciones de Amy Winehouse y El Buki.

Playlist de 432 Teatro: “Música para coger sabroso”

El micro-formato tiene una gran ventaja, y es que hace que el público se sienta muy dentro de la obra y, sumado a la química que existe entre los actores tanto en el escenario como tras bambalinas, forma una complicidad con el público que, al final, se divirtió como nunca.

Al momento de despedirse entre risas y aplausos, yo pensaba en que no se necesita una gran producción o el enorme presupuesto para hacer una función decente, el simple talento es suficiente para romper cualquier obstáculo.

Ponte en 4 es una obra divertida, sana y desinhibida que vale la pena ver. Aún quedan dos funciones, el próximo viernes 9 y sábado 10 de junio a las 8 de la noche en el foro escénico El Embarcadero (calle Hospital 806).

Para seguir de cerca este proyecto y otros de 432 Teatro síguelos en su página oficial de Facebook.

Texto: Abraham Mercado.

Deja un comentario