Magazine de cultura emergente desde Guadalajara, Jalisco

ben-hur

Ben-Hur: de remakes y otras calamidades

Por

Ben-Hur es sólo un ejemplo más de la avalancha de producciones técnicamente espectaculares y narrativamente vacías que se nos está viniendo encima.

Si bien la épica de Judá Ben-Hur (Lewis Wallace, 1880) tiene a la fecha cuatro adaptaciones cinematográficas, tres televisivas y hasta una película animada, es innegable que la más trascendente de todas es aquella de 1959, la cual fuese dirigida por William Wyler, protagonizada por Charlton Heston y que poco después se convertiría en la primera película de la historia en cosechar 11 premios Oscar —cabe mencionar que este récord, casi sesenta años después, lo comparte solamente con ‘Titanic’ de James Cameron (1997) y ‘El Retorno del Rey’ de Peter Jackson (2003)—.

BEN-HUR_1.jpg
Jack Huston es Ben-Hur. Foto: Cortesía Paramount Pictures.

Es por ello que, cuando Paramount Pictures anunció una nueva adaptación bajo la dirección de Timur Bekmambetov (‘Se Busca’), los comentarios no se hicieron esperar. Y no es para menos, pues ¿quién necesitaba otra de Ben-Hur?

En la versión romántica de todo esto, un remake tiene la misión de refrescar aquellas historias conmovedoras que atraigan a nuevos públicos para mantenerlas vigentes; sin embargo, en un mundo extremadamente industrializado como en el que vivimos, el motor detrás del fenómeno dista un poco de lo romántico.

Es cierto que muchas historias envejecen con el tiempo y que hoy en día es muy difícil que los jóvenes espectadores desempolven los clásicos del cine; confieso que vi la versión de 1959 porque necesitaba una buena referencia para este texto. Pero no me arrepiento.

BEN-HUR_2.jpg
Morgan Freeman interpreta a Sheik Ilderim. Foto: Cortesía Paramount Pictures.

La película de Bekmamtov está cargada de secuencias de acción, efectos visuales y un ritmo veloz que sólo los blockbusters hollywoodenses tienen en la actualidad. Y en eso han convertido a Ben-Hur: en un enorme blockbuster, y no precisamente de los mejores que yo haya visto.

Pero, por encima de las calamidades que Paramount y demás compañías están produciendo año con año, me parece que estas cuestiones no sólo hablan de ellos como empresas, sino de nosotros como consumidores, como público y como sociedad. ¿Cuál es nuestra concepción del cine? Y más aún: ¿cuál será la de los que nos sigan?

Texto: Carlos A. Narvaez.

Lo más nuevo Cineurótica

Ir a Inicio
A %d blogueros les gusta esto: