Magazine de cultura emergente desde Guadalajara, Jalisco

Juan Prado: panadería de autor

Por

Lo suyo es el pan mexicano, cocinado con harina de fruta o cereales de temporada: tuna, cerveza, tabaco, pitaya, con procedimientos netamente básicos y esenciales.

Los primeros platillos que Juanito preparó fueron por obligación, muy al inicio, cuando sus papás se iban a trabajar y lo dejaban sólo. Tenía que hacerse su propia comida porque no le quedaba de otra. Se las ingeniaba para encender y maniobrar con la estufa, hacerse sus guisados. Le encantaba comer. De ahí le nació una enorme pasión por la comida, sus preparaciones, procesos, degustaciones.

Juan Prado panadería de autor
Juan Prado, músico y panadero. Foto: Adán de Abajo.

Juan Prado, Juanito Era un niño solitario con mucho talento que jugaba con utensilios de cocina y con instrumentos musicales.

De la misma época, por la escuela secundaria, aprendió a tocar la flauta e incorporó los primeros acordes de la guitarra al repertorio de sus habilidosas manos, mismas que ya jamás se detendrían.

Sus búsquedas lo llevarían desde la participación en un grupo punk de barrio hasta las casas de varios maestros de flauta y guitarra, llegando a la Escuela de Música de la U de G.

En algún momento, como una repentina iluminación, descubrió que el pan que se conseguía en la ciudad de Guadalajara en los tiempos de su infancia y adolescencia, estaba lleno de azúcar y otros componentes artificiales que lo insuflaban y lo hacían demasiado dulce y poco nutritivo. Encontró a unos maestros budistas, preparadores de pan oriental, quienes experimentaban con cereales diversos y utilizaban técnicas ancestrales de elaboración y cocción. Sus búsquedas de maestros de música, cocina y repostería proseguían.

Toque personal

Dominó el pan desde los estilos antiguos de variadas culturas, incursionando más tarde en el pan alemán, francés, etc. Cualquier estilo de acuerdo a los requerimientos de sus clientes. Aunque dice que lo suyo es el pan mexicano, cocinado con harina de fruta o cereales de temporada: tuna, cerveza, tabaco, pitaya, con procedimientos netamente básicos y esenciales.

Cuando sus clientes se le acercan, él puede asesorarlos y echarles la mano para organizar eventos, banquetes con pan y otras delicias desde cualquier estilo y nacionalidad. Un pan consistente, suculento, llenador, completo y nutritivo transforma la experiencia digestiva desde que está en la boca y se saborean no sólo la harina, sino las hierbas finas, semillas y otros condimentos exquisitos.

Juan Prado panadería de autor
Juan Prado realiza pan artesanal en Guadalajara. Foto Adán de Abajo.

Los acordes de su jarana o su guitarra se escuchan al fondo de su panadería, mientras rasga sus instrumentos de cuerda, bebe café cocinado por el mismo, atiende algunas llamadas de clientes y amigos. Se pone de pie velozmente, dejando la jarana veracruzana a un lado y corre a retirar las charolas de pan del horno que ya está listo. Abre la puerta para recibir algún visitante o amigo, sigue contestando su teléfono móvil, hablando con sus clientes, moviéndose a toda velocidad por su taller-panadería. Otro trago a la taza de café; llevar el pan humeante hacia adentro, pues pronto lo entregará, sazonarlo, colocarle los últimos componentes mágicos.

En breve tiempo proyecta hacer crecer su panadería mucho más, cubrir mayores y más cantidad de eventos y atender muchos clientes, tener tres hornos encendidos y funcionando al mismo tiempo.

Los acordes de su instrumento paran. El pan está listo para comerse. Pronto, Juanito se precipitará en su bicicleta a través de las calles para llevar sus productos a algunos de los mejores cafés y restaurantes que hay en la ciudad.

Contacta a Juan Prado aquí.

Texto: Adán de Abajo.

Lo más nuevo Guía

Ir a Inicio
A %d blogueros les gusta esto: