//

Éxtasis y agonía de un rey e ícono musical; Elvis, la película

Aristas personales y sociales del rey del rock que nos invita a mirar más allá de los escenarios con una fusión sublime entre Tom Hanks y Austin Buttler

El séptimo arte continúa su aventura por la ruta reciente de los homenajes y el escudriñamiento de las vidas y obras de leyendas como Freddy Mercury, Elton John y así como en el pasado con par de filmes Jamie Foxx protagonizó la historia de Ray Charles, y del músico Nathaniel Ayers quien padeció esquizofrenia y terminó en la soledad de la calle, turno ahora para el Rey del Rock and Roll: Elvis Presley.

Éxtasis y agonía de un rey e ícono musical; Elvis, la película

De resaltar la revisión histórica y sonora del personaje, cuya influencia viene de la música góspel, de los sonidos sureños de la Unión Americana en el que la expresión cultural desde Tennessee hasta Luisiana, justo uno de los grandes dilemas que enfrentó Elvis en su carrera, el ser considerado un embajador del soul power y la cultura afroamericana que de la propia elevación del sentimiento estadounidense sajón del rock.

Mover las caderas, agitar los corazones y desde luego generar división en medio de un clima social y racial complicado es uno de los grandes clímax de la historia en la que Tom Hanks en su papel del coronel Tom Parker toma como una de las grandes afrentas a cobrarle a Elvis- Austin Buttler momentos más adelante de la historia, en la que también aparece este incontable y cuestionable relato entre industria y figuras, ver a un rey sin corona y preso en una jaula de oro; es decir, un casino en Las Vegas, Nevada.

La cinta de 159 minutos dirigida por Bar Luhrmann ofrece una combinación de elementos en la vida personal del cantante, sus orígenes, una visión crítica del mercado y emocionantes momentos que le dan al filme un sentido en su transcurrir tanto histórico desde el seno de la mente de Elvis y los efectos que se generaron en su entorno, incluyendo el de sus fanáticos, siendo un rey que no pudo lucir su corona en los grandes escenarios del mundo, incluso sugiriendo una suerte de gira virtual alrededor del orbe.

Texto: Pablo Vázquez Rivera.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.