/

Los últimos suspiros; un himno a la vida

«Mientras esté vivo», filme francés que nos ofrece reflexión con respecto a lo efímera y sustanciosa que puede ser cada experiencia en el día a día.

Versa la sentencia popular que no hay dolor más grande para unos padres, que el ver morir y enterrar a alguno de sus hijos, bajo esta premisa y con la actuación de Catherine Deneuve, galardonada actriz quien fue recientemente reconocida en el pasado Festival de Cannes, interpreta a la madre de un hombre de 39 años Benoît Magimel, a quien se le notifica que pronto perderá la vida debido a una enfermedad para la que no hay mucho que hacer, joven y sin sentir que no ha hecho nada por su vida, cómo entonces exprimiría cada minuto, cada instante; ¿hasta dónde aprovecharía el hilo de cada suspiro?, reflexión atemporal y permanente en la vida de millones de personas.

El trabajo de un doctor, en su concepto de preservación de la vida, de la mejora de la calidad de la misma y de la aceptación de la pérdida paulatina crónica de la misma, es decir para algunos el alivio de saber cuánto tiempo le queda a una persona de seguir con vida y todos los beneficios más allá del dolor que esto conlleva, quizá el elemento de aceptación.

Durante su aportación al mundo de la medicina el oncólogo libanés Gabriel Sara, a partir de un sistema de atención para pacientes terminales que consiste en rodear a los enfermos con momentos de amor y felicidad. «Su trabajo, su humanidad y su filosofía han hecho que este filme, que era sobre el amor, se convirtiera en un ‘himno a la vida’», explicó Bercot, protagonista del filme.

mientras esté vivo
Cortesía.

«Mientras esté vivo», que ya se exhibe en salas mexicanas, cuenta con una banda sonora en la que aparecen diferentes leyendas de la historia de la música; desde tangos, Bach, Ray Charles, Prince en versión acústica de «Nothing Compares 2U» y el tema central «Voyage, voyage» (Vuela vuela).

Texto: Pablo Vázquez Rivera.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.