Magazine de cultura emergente: música, conciertos, festivales, cine, arte, cultura y sociedad desde Guadalajara, Jalisco

El Hijo del Perro Aguayo, un guerrero en el cuadrilátero celestial

En Contexto/En El Área/Magazine

A sus 35 años de edad y con 20 años de carrera luchisticas el Hijo del Perro Aguayo dejó el mundo de los vivos para dejar su legado y leyenda a las futuras generaciones

“La única Leyenda que existe y ha existido en la Lucha Libre es el Perro Aguayo y su hijo…”, son las palabras que alguna vez emanaron de la boca del Hijo del Perro Aguayo, las cuales se las dijo de frente y en su cara al Hijo del Santo, después de una batalla memorable que sostuvieron por allá del 2004 en la Arena México, que aquella noche lució abarrotada, para ver a dos herederos de Leyendas luchar al estilo de la vieja escuela, el triunfo esa ocasión fue para el Hijo del Perro; dos años más tarde el Enmascarado de Plata se cobró venganza, es así como el camino del Perrito se iba forjando.

Dos generaciones de luchadores.
Dos generaciones de luchadores.

Y la realidad es que existe una reducida lista de hijos de luchadores que han perpetuado y llevado con orgullo la herencia de sus padres, pues normalmente muchos se han ido al olvido; pero en esa selecta lista se encuentra el Hijo del Perro Aguayo, que se sumó a nombres como el de Rayo de Jalisco Jr., Blue Demon Jr. y el Hijo del Santo, de ese nivel era la jerarquía que pregonaba sobre sus hombros el líder de la jauría de los Perros del Mal.

La madrugada del sábado 21 de marzo, el deporte mexicano recibió un duro revés con la triste noticia del fallecimiento del vástago del Perro Aguayo, debido a un traumatismo cervical, provocado por unas patadas que le aplicó el Rey Mysterio Jr. durante la función que daban en la ciudad de Tijuana. La atención médica no fue suficiente y perdió la vida en el hospital. La Lucha Libre esta de luto y se fue uno de los más grandes exponentes del Pancrasio en la escena nacional, ese gladiador muchas veces odiado pero otras amado, con un sequito inmenso de seguidores y que sobre el ring hacía lo que más le gustaba, el destino quiso que fuera justo en el encordado que dejara todo, hasta la vida.

Perro Aguayo padre fue retirado temporalmente de la Lucha Libre por Universo 2000, quien le aplicó un Martinete que le dañó las cervicales, el Perro estuvo en estado grave pero sobrevivió e incluso años después volvería a los encorados.

El Perro Aguayo y El Perro Aguayo Jr. Foto: Excelsior.
El Perro Aguayo y El Perro Aguayo Jr. Foto: Excelsior.

Pedro Aguayo Ramírez nació un 23 de julio de 1979 en la Ciudad de México. En su infancia respiró, comió, desayunó, cenó lucha libre al haber nacido en la familia de la Leyenda de los encordados Pedro Perro Aguayo, el orgullo de Nochistlán, Zacatecas, adoptado por Tala, Jalisco, y quien es uno de los luchadores más queridos de la historia. Pues el Perro marcó una época con sus botas peludas, su canción de la marcha de Zacatecas y como un rudo que aplicaba la lanza y dejaba tendidos con la cara al techo a sus rivales, entre los que se cuentan El Santo, los Hermanos Dinamita entre algunos otros.

Es así como pronto Pedro hijo decidió que es lo que quería en la vida, seguiría los pasos de su padre, para cruzar la pasarela de la fama y luchar en el ring, manteniendo vivo el nombre y acrecentando la leyenda.

El Hijo del Perro Aguayo luchando. Foto: Facebook AAA.
El Hijo del Perro Aguayo durante una lucha. Foto: Facebook AAA.

Apenas con 15 años de edad apareció en escena el Hijo del Perro Aguayo, con sus botas al puro estilo de su padre y con esa furia que heredó a la perfección, pues literalmente se soltaba la correa y se volvía loco sobre el ring. Con pasos firmes inició su trayectoria en la empresa de la AAA, en donde pronto ganó respeto y rivales de jerarquía.

Su primera incursión, con esos 15 años de edad, lo llevó a enfrentarse a elementos emergentes que triunfarían de gran forma como Juventud Guerrera, Rey Mysterio Jr. y el Picudo. Fue tal la rivalidad entres estos elementos, que llegaron a una lucha de apuestas en cuadrangular, caería una máscara o una cabellera. Y fue el 3 de diciembre de 1995, cuando el Hijo del Perro Aguayo se apuntó su primer gran triunfo, ante el mítico escenario del Toreo Cuatro Caminos, venciendo al Picudo y despojándolo de su máscara, el hijo adoptivo de Tala, Jalisco inició sus andares con la bota derecha.

En el 2004 apareció en las marquesinas estelares del Consejo Mundial de Lucha Libre, en donde se consagraría de manera definitiva. Despuntó con férreas rivalidades como la del Texano padre, a quien terminó por rapar, también ganó las cabelleras del experimentado Negro Casas, El Dandy y Héctor “Querubín” Garza, con quien tiempo después se aliaría para formar el grupo a la postre conocido como Los Perros del Mal.

La espectacularidad es uno de los atractivos de la lucha libre mexicana. Foto: Feníx Triple A y Aerostar. Facebook AAA.
La espectacularidad es uno de los atractivos de la lucha libre mexicana. Foto: Feníx Triple A y Aerostar. Facebook AAA.

En su paso por el Consejo, el Hijo del Perro siempre fue un elemento estelar, que ayudó a forjar nombres como el de Místico, rivalidades con Dr. Wagner Jr., el Hijo del Santo, además de que hizo alianzas con figuras como Damián 666, Halloween, Garza, Blue Demon Jr, llevándose el campeonato Mundial de tríos, el torneo la Gran Alternativa en 2006 y la Leyenda de Plata en 2004, en donde dejó en claro que leyenda sólo existía una.

Pero sus logras más importantes, fueron el seguir el legado de su padre, esas rivalidades con cuentas pendientes sobre los Dinamitas, y es que en lucha de parejas de apuesta justo al lado de su padre, rapó al Capo mayor, Cien Caras Carmelo Reyes y a Universo 2000, quien perdió la máscara frente a Perro Aguayo padre, por lo que el legado siguió dejando y pisoteando en el camino a leyendas vivas.

Fue en 2008 que optó por experimentar y dejó las empresas formales para crear su propia empresa independiente, Los Perros del Mal, en la que se llevó a un elenco estelar con los elementos de la Familia de Tijuana, Héctor Garza, Terrible, Blue Demon Jr., Dr. Wagner Jr., Los Hermanos Trauma, entre otras estrellas de los encordados que catapultaron a la empresa al gusto entero de la fanaticada luchistica.

Perros del mal
Los Perros del Mal.

Pero la invasión de los Perros del Mal siguió creciendo hasta aterrizar en 2010 nuevamente en la empresa de la AAA, en la que de inmediato el vástago del Perro Aguayo ingresó con fuerza, arrasando con los estelares de la empresa, como el Cibernético, La Parka y el Mesías.

Siguió su camino con rivalidades con Wagner y los Psycho Circus, pero algo lo detendría de golpe.

Y es que en abril del 2011 le detectaron un tumor maligno en el estómago y con riesgos a que el cáncer invadiera su persona. En Guadalajara es donde fue atendido y libró la batalla más importante de su vida con optimismo y la fuerza que lo caracterizaron siempre y salió con la mano en alto, dejando que las tres palmadas se escucharon en contra del tumor.

El Hijo del Perro siguió un tratamiento que lo alejó de los cuadriláteros el resto del año en aquel 2011.  Un año después el llamado Arquitecto del Mal regresó desatado aplastando a sus rivales, hasta coronarse con la espada del Rey de Reyes, demostrando su jerarquía maligna.

HijodelPerro
El Cibernético fue uno de sus grandes rivales.

En 2013 tuvo otro triunfo importante cuando rapó al Cibernético en una rivalidad que traspasó límites de violencia, pues cada que se veían las caras la sangre volaba por todas partes. El año pasado el Hijo del Perro se llevó también el trofeo Triplemanía al vencer en duelo de todos contra todos al Ciber, Wagner y Místico, justo esa noche comenzó su nueva rivalidad con Alberto El Patrón del Río.

Siempre Aguayo fue una estrella en todo el sentido de la palabra, aplicando la lanza, volando con la sillita, violento por naturaleza, era un personaje entrañable en la lucha, rudo maldito, amado por muchos pero odiado por otro puño, siempre fue polémico y evolucionó el nombre de la familia Aguayo para imprimirle un sello propio.

Su nombre siempre fue estelar en los carteles de lucha, sin importar la empresa, al ritmo de la canción “Perros” del Cártel de Santa, los ladridos se hacían escuchar entre su público, justo así fue el miércoles 18 de marzo pasado en el evento Rey de Reyes que se celebró en Zapopan, Jalisco en el Auditorio Benito Juárez, en donde encabezó la marquesina del magno evento de AAA, haciendo dupla con Pentagón Jr. para enfrentar a Myzteziz y a Rey Mysterio Jr. en su regreso a México.

Justo antes de su presentación fatídica en Tijuana, el Hijo del Perro había externado que los seguidores de Mysterio iban a llorar esa noche porque lo iba a humillar y derrotar, además de que pensaba retirarse de la lucha a los 80 años de edad; sin embargo el destino tenía preparado algo distinto, lloraron todos los seguidores de la Lucha Libre.

Amigos, colegas y familiares se despidieron del Hijo del Perro.
Amigos, colegas y familiares se despidieron del Hijo del Perro.

El Hijo del Pero perdió su última batalla haciendo lo que amaba, con profesionalismo que demostró a lo largo de su carrera y dejando un hueco importante en el mundo de la Lucha Libre. El día domingo 22 de marzo se le realizó un homenaje en la Plaza Principal de Tala, Jalisco, casa adoptiva de la familia Aguayo en donde tienen en funcionamiento su gimnasio.

A sus 35 años de edad y con 20 años de carrera luchisticas el Hijo del Perro Aguayo dejó el mundo de los vivos para dejar su legado y leyenda a las futuras generaciones.

Muertes en el ring

Las patadas y golpe en las cuerdas que provocaron el traumatismo en las cervicales del Hijo del Perro en plena lucha, que a la postre acabarían con su vida, es una de las historias de esos luchadores que perdieron la vida haciendo su trabajo sobre el ring.

El luchador estadounidense Owen Hart falleció en el cuadrilátero.
El luchador estadounidense Owen Hart falleció en el cuadrilátero.

Owen Hart, luchador estadounidense de la WWE, perdió la vida en un combate, en el que cayó de más de 20 pies de altura cuando se trozó un cable y perdió el equilibrio que acabó con su vida en pleno ring.

En México se recuerda el caso del luchador Oro que recibió un fuerte golpe en el pecho que lo hizo caer de forma descompuesta causándole la muerte inmediata en plena lucha.

Sangre India murió en un lance fallido sobre la tercera cuerda y tuvo una mala caída que fue mortal.

Otras historias de graves lesiones son las de Lizmark, a quien le aplicaron el castigo conocido como Martinete, el cual hace que el cuerpo caiga de cabeza con todo el peso sobre el cuello, se lesionó gravemente las cervicales pero no murió como muchos videos en Internet lo afirman, después de eso no volvió a luchar recurrentemente.

Lizmark se retiró de la lucha libre por una lesión. Foto: Mediotiempo.
Lizmark se retiró de la lucha libre por una lesión. Foto: Mediotiempo.

Pentagón se lanzó sobre la tercera cuerda y cayó mal, el golpe lo dejó cuadraplejico de por vida.

La leyenda cuenta que el Pirata Morgan, en sus inicios, cayó mal en un lance y perdió el ojo, sin embargo esa teoría nunca se ha confirmado, a pesar de que nunca se le ha visto a Morgan sin el parche que lo acompaña como parte de su indumentaria.

Reacciones en redes sociales sobre la muerte del Hijo del Perro Aguayo

“Apenas se formaba una amistad de hermanos que empezó años atrás y no deberíamos cuestionar los designios de Dios, pero en esta ocasión me pregunto por qué y no lo entiendo. Te extrañaré y te llevaré conmigo el resto de mi vida. Descansa en paz Hijo del Perro. Con todo el respeto del Mundo mi más sentido pésame para la familia Aguayo, le pediré a Dios que los llene de fortaleza y resignación para superar está gran perdida. Que Dios los bendiga y que los llene de fortaleza”.- Rey Mysterio Jr.

“Lamento mucho la terrible noticia de que murió hace unos minutos Pedro Aguayo Jr. El Perrito, que tragedia y que tristeza. Descansa en paz. Resignación a Don Pedro y su mamá, hermanas, su esposa y a toda la gente que lo quiere”.- El Hijo del Santo.

“¿Dónde están Perros? Gran debut en el cielo, los boletos se agotan, los aplausos retumban”.- Alfonso Morales.

“Que en paz descanse, compañero luchador, amigo Hijo del Pero Aguayo, mis condolencias a la familia por perdida tan dolorosa”.- Tinieblas Jr.

“A ti amigo, compañero, hermano, gracias. Te voy  extrañar, duele no estar contigo, pero nunca te voy a olvidar. ¿Dónde están los perros?”.- Máximo.

“Triste noticia para mí y mis compañeros, duele saber que un gran amigo, compañero, excelente persona y con un gran corazón parte a la arena celestial. En paz descanse Perrito, pronta resignación a su familia y más sentido pésame. Que tristeza”.- Psycho Clown.

“Hoy todos somos perros. Tristemente ¿dónde están perros? Pedrito QEPD, profundo pesar y aún no lo puedo creer”.- Octagón.

“Me siento consternado por lo sucedido a mi amigo El Perrito. Dios mándale fuerza a su familia, ahora que mi amigo está contigo. A los amigos que parten jamás se les olvida”.- Blue Demon Jr.

“Lamentable la noticia del fallecimiento del Hijo del Perro Aguayo, se me vienen recuerdos desgarradores. Fuerza a su familia. QEPD”.- Aldo de Nigris.

Texto: Óscar Beltrán.

1 Comment

Deja un comentario

Lo más nuevo

Ir a Inicio