Magazine de cultura emergente: música, conciertos, festivales, cine, arte, cultura y sociedad desde Guadalajara, Jalisco

Vulnicura: la catarsis hecha música

En Magazine/Sonidos

Si la versatilidad y la reinvención tuvieran un rostro, seguro sería el de Björk, quien con cada era demuestra su evolución como artista.

En 2011 nos entregaba Biophilia, un experimento en donde le cantaba a la inmensidad y al cosmos; cuatro años después llega Vulnicura, un disco que si tuviéramos que describir en una frase, sería “una oda al dolor”.

Si algo tiene muy claro Björk en cada producción, es el concepto que quiere manejar y, sobre todo, con quién puede lograrlo: para Medúlla -disco hecho en su mayoría acapella- se ayuda de un coro islandés; para Volta, un disco más dinámico y divertido, se ayudó de Timbaland y para Vulnicura se hizo de un par de apuestas de la música electrónica underground: Arca, quien aporta el lado brillante-alienígena con sintetizadores; y The Haxan Cloak, caracterizado por un sonido mucho más pesado y rocoso.

La música es impecable, violines, sintetizadores, beats y bajos pesados que le añaden una frescura genuina. En cuanto a su voz, habrá que destacar la capacidad que aún conserva, aún después de casi 40 años de carrera. Si bien su voz no es la misma, no pretende alcanzar más de lo que ya nos ha mostrado, sabe sus límites y es lo que ofrece, que termina embonando con el resto de la pieza como un rompecabezas. Es difícil hablar de canciones que destaquen cuando el disco contiene sólo diez canciones, pero si hay que hablar de las mejores, me iría por ‘Black Lake’, ‘Notget’ y ‘Family’, que no sólo destacan por su musicalización, sino por sus letras: “Don’t remove my pain, it is my chance to heal”, (‘Notget’). “My heart is enormous lake black with poison” (‘Black Lake’).

bjork

Sin embargo, hay que irse con cuidado, porque con su genialidad y todo, Vulnicura no es un disco apto para todo el público (la mayoría de la música de Björk no lo es, pero éste en especial se lleva el título). ¿Por qué? Al ser un disco tan personal, y tan experimental, puede llegar a aburrir a quien no esté acostumbrado; sólo quien conozca bien la evolución de Björk comprenderá de qué va el concepto. Por ello recomiendo que si usted es primerizo en el tema de Björk, no comience escuchando Vulnicura, comience con algo más digerible  como serían Vespertine, Volta o Post. Mientras, disfrutemos esta era, y que de lo que tenga que dar.

Texto: Abraham Mercado

3 Comments

Deja un comentario

Lo más nuevo

Ir a Inicio
A %d blogueros les gusta esto: