Magazine de cultura emergente: música, conciertos, festivales, cine, arte, cultura y sociedad desde Guadalajara, Jalisco

Arturo Meza: Terapeuta del sonido y de la luz

En Magazine/Sonidos

“La música puede ser medicinal”, dice Arturo Meza, aunque: “no siempre… depende de qué alma la ejecute”.

«Llena tu mirada de Amor
Levanta a la hermana caída
Levántate a ti»
Arturo Meza  en “Yo Soy Tú mismo”

Y surge la pregunta ineludible al escucharlo, a quienquiera que se haya acercado a alguno de sus discos o libros: ¿Qué fue primero en Arturo Meza (Michoacán, 1956): el terapeuta, el sanador, el chamán, o el músico y el autor? Y aún más inquietudes reverberan: ¿Fueron todos estos Arturos a un tiempo desde el origen, como en el inicio del Universo, indisoluble e indiferenciado?¿O se fueron dando uno a uno, en cadena y secuencia?, ¿Pero cuál primero y cuál después? Quién sabe…

Alejandro Meza en concierto. Foto: Fernando Aceves / Colección Auditorio Nacional.

Al sugerirnos el cantautor las cualidades curativas latentes y secretas de la música, siempre y cuando sea interpretada por un alma despierta, emergen aún más inquietudes y cuestionamientos: ¿Qué requiere el alma para ser capaz de sanar con música a sus semejantes? Las melodías de Arturo, desde sus títulos nos lo sugieren: “Amor en el Éter”, “Nuestras Almas”, “Yo soy Tú mismo”.

El alma requiere preparación, así como se asiste a la escuela o con un profesor a estudiar música o medicina. El alma necesita también una guía y en algunas etapas, un maestro. Aprender a sufrir amorosamente, no como antes lo hacía: por mero egoísmo. Adquirir y ejercitar las maneras de amarse a sí misma, entendiéndose, descubriendo su Misión Cósmica. Entonces, ésta alma deja de luchar: primero deshaciendo el conflicto contra sí misma, y por ende, con los otros: “Yo soy Tú mismo”. Nos repite la lírica de Arturo.

2

Siendo ya un músico y escritor reconocido, mientras trabajaba en la elaboración de su libro El Diablero, recorriendo la comunidad de Tetela del Volcán, en los confines de los Altos de Morelos, contacta con Modesta Levana, una médico indígena, “la doctora descalza” Quien lo inicia en la medicina prehispánica.

arturo meza
Arturo Meza. Foto: Facebook oficial / Marcela Valencia.

Pero el maestro Meza ya tenía todo un trabajo espiritual previo desde décadas atrás, mismo que en aquel momento sería el precedente que lo llevaría inequívocamente a la enseñanza de Modesta.

En años anteriores se acercó a una lectura vivencial de los libros de Josefa Luque Álvarez, pilar de la Fraternidad Cristiana Universal, algunos de los cuales llegó a musicalizar en algún momento. De esta autora de nacionalidad argentina, Arturo Meza asimilaría con pasión la importancia de conocerse a sí mismo mediante un trabajo disciplinado de meditación, conjuntando una serie de aprendizajes místicos y espirituales: en el pensar, el sentir, el obrar. Principios que impregnarán de inicio a fin su obra musical y literaria.

De adolescente sintió estar destinado a estudiar medicina en la Ciudad de México, igual que su padre, pero se atravesó en su camino la Biblioteca Central, con cuyos volúmenes se nutrió y no consiguió soltar, hasta no haber leído todo lo que pudo de ella. La literatura se convertiría en otro de sus canales de alimentación, realimentación y creación. Es sabido que Meza es un lector amoroso y detallado de autores como Borges, William Blake, aunque tiene una preferencia especial por la obra completa de Juan Rulfo.

Foto: Facebook oficial.

Vivió por otro lado una intensa formación en la música ranchera y vernácula desde la infancia, en su natal Tocumbo, en Michoacán, de la mano de músicos callejeros y de cantinas. Acercándose luego, en algún punto al rock clásico, encontrando el rock británico de los 60 y 70, el progresivo, el rock argentino de los ochenta y el rock rupestre. Se sabe también que es un gran admirador del icónico grupo de rock tapatío: Los Spiders, con quienes ha llegado a compartir escenarios y estudios de grabación.

3

Hijo de médico y enfermera, Meza fue durante un tiempo alumno de Fausto Leal, creador de la Terapia Lumínica y del cardiólogo, Demetrio Sodi, quien le transmitió la aplicación de imanes terapéuticos en puntos acupunturales de los pacientes.

Con los años, a partir de incontables experiencias clínicas, terapéuticas, espirituales y de muchísimas lecturas, Arturo Meza ha sistematizando su método terapéutico:

1. Un diagnóstico energético del paciente de manera Distal. Muy distinto del diagnóstico reduccionista de “Arco-Reflejo”, practicado por la medicina alopática, únicamente a partir de síntomas aislados.
2. El uso de plantas medicinales y sales minerales.
3. “Descompresión” de los centros energéticos del enfermo a partir del uso de técnicas de acupuntura, imanes terapéuticos y Terapia Lumínica o Terapia de Luz.
4. Brindar al paciente un respeto y un amor “absolutos”, al buscar su bienestar y curación.

4

En algún punto, en su madurez, el maestro Meza se sentó a sostener largas conversaciones y profundos diálogos con su padre médico, asentando con su ayuda todo este conocimiento médico y terapéutico y sistematizándolo. Su padre acabará heredándole sus formularios de la Antigua Botica: “a base de extractos, fluidos esenciales y sales minerales”. En su libro Planeta Amor, Arturo Meza sintetiza toda la teoría y práctica de su visión Médico-Energética.

Texto: Adán de Abajo.

Deja un comentario

Lo más nuevo

Ir a Inicio