/

LARVA, 11 años de expresión cultural en Guadalajara

El Laboratorio de Arte y Variedades (LARVA) ha cumplido 11 años; espacio donde se centran las diversas manifestaciones culturales en la ciudad

El Laboratorio de Arte y Variedades (LARVA) es un sitio donde las dimensiones culturales, con el aprendizaje y la expresión artística han tenido un lugar, y este antiguo edificio en el Centro Histórico de Guadalajara ha cumplido 11 años de existencia, 11 años donde su funcionalidad resalta como un punto de encuentro para la capital de Jalisco.

Aunque apenas ha rebasado la primer década en su formato actual, el edificio del LARVA es mucho más antiguo. Fue construido en 1938, y la intención de su construcción fue contar con un cine.

Larva cumple 11 años
En el LARVA, diferentes conferencias se realizan, así como otras activaciones culturales que concentran la expresión artística de Guadalajara. Foto: Gobierno de Guadalajara

Por más de 50 años, las funciones de cine eran el atractivo de esta edificación, pero después de 1996 fue cerrado, situación que prevaleció hasta el año 2000, y luego de ser adquirido por el gobierno de Guadalajara, seis años después reinició sus actividades, ahora como ese LARVA que es fácil de ubicar, pues se encuentra sobre las calles Juárez y Ocampo, en el corazón de Guadalajara.

Pero, a pesar de ser utilizado nuevamente, pasó por varios procesos de remodelación, además de que el objetivo por el cual ya estaría en funcionamiento aún no era del todo definido. Después de construirse su cafetería, y de albergar presentaciones de rock y algunos otros géneros musicales en vivo, en 2011 se concluyeron totalmente sus modificaciones, para quedar como ese centro de expresiones en el arte y el conocimiento. 

Su diseño fue basado en el «art decó», ese movimiento arquitectónico que llenó famosas metrópolis como Nueva York, entre los años 1920 y 1940, por lo que hoy ha quedado como ese vestigio de la globalidad que ya crecía desde aquella época.

LARVA, 11 años de expresión cultural en Guadalajara
Su diseño, es un ejemplo del famoso estilo «art déco», utilizado en la primera mitad del siglo pasado. Foto: Sistema de Información Cultural.

Hoy, asistir al LARVA puede ser para el ejercicio de la lectura con sabor a café, para apreciar el teatro u otras dimensiones como la pintura o la música, para escuchar charlas sobre diferentes temáticas relacionadas a la cultura, o asistir a exposiciones de distintos artistas; por ejemplo, fue el sitio elegido para las charlas magistrales y presentaciones de libros por Guadalajara, Capital Mundial del Libro.

El LARVA continua como ese promotor de la creación y el aprecio, un antiguo edificio que desde su lejana creación, no ha dejado de atraer a la comunidad local o al propio turismo, y que da ese sello a la riqueza cultural, que se mantiene en el Centro Histórico de Guadalajara.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.