/

La muerte del albur como un cuestionamiento central en la actualidad mexicana

Que si el albur ha envejecido, es una idea en la que los escritores «Jis» y Juan Pablo Villalobos coinciden, pues el albur representa un choque generacional, donde las ideas fluyen de quienes defienden su conservación, y quienes optan por su desaparición.

En Guadalajara, por ser la Capital Mundial del Libro, diferentes temas se han abordado desde las voces expertas y las creaciones artísticas y literarias, sobre aquello que compete a la cultura, la lectura, y a las discusiones sobre temas populares. Entre esas charlas, quedan las voces, como las del caricaturista y escritor Gilberto Ignacio Solórzano «Jis», y del escritor Juan Pablo Villalobos, quienes discutieron sobre «la muerte del albur» en el México actual. 

«Yo lo veo como esos juegos tontos de la prepa, o incluso antes, que ya se quedaron como un motivo de goce bembo para la banda, porque lo del albur es una actitud muy primitiva». Así como lo mencionó «Jis», en esta charla, los creadores jaliscienses coincidieron en lo que caracteriza a estos juegos de palabras que se han ido quedando en el pasado, estas expresiones que muestran lo que se ha hablado desde el humor popular mexicano.

la muerte del albur

Al ser una actitud que nació en el siglo pasado, donde la cuestión en esta charla fue discernir si sigue vivo, si seguirá vivo, Juan Pablo Villalobos lo visualiza como una forma anticuada, espejo de lo que ha sido la sociedad mexicana: «Yo creo que es un humor claramente anacrónico, me parece que quien se aferra a defender la vigencia del albur es reaccionario, creo que hay una actitud ahí totalmente regresiva, (…)  funcionó en un contexto de una sociedad profundamente misógina, profundamente homofóbica, profundamente discriminatoria».

La salvación del albur hacia el futuro

¿El albur puede tener alguna salvación ante su desaparición? ¿Puede tener adaptabilidad? En la lluvia de ideas, Jis propuso que el ataque a uno mismo puede ser una solución, a partir de su experiencia: «A cada rato, los que no éramos buenos para el albur, según nosotros alcanzábamos a revirar, entonces llegaba nuestro amigo el experto, y decía ‘maestro, autogol, te acabas de meter un autogol’». Por ello Jis considera que esta fórmula sería «uno de los caminos posibles, si hay un interés serio por salvar al albur, pues yo propondría más autogoles».

En el funcionamiento del humor, y con ello, del albur para Juan Pablo Villalobos, su estructura se basa en lo jerárquico y en la normatividad. En lo jerárquico porque es la «posición en la cual se hace humor, siempre hay una jerarquía en el humor», como en los albures, al ser machistas; y en la normatividad, pues «qué es la normatividad en nuestras sociedades, ser hombre, ser heterosexual, ser como mínimo clase media, ser blanco», por lo que si perteneces a esto «estás dentro, y haces humor desde ahí».

Por lo que el albur al ser «claramente jerárquico», Villalobos coincidió con Jis en que tal vez la manera de adaptarse a una nueva forma de realizar el albur y los juegos verbales, sería «si se hiciera desde otra posición, si las mujeres albureanran a los hombres, por ejemplo» para él se formaría una subversión de este discurso.

Que si el albur ha envejecido, es una idea en la que tanto Jis como Juan Pablo Villalobos coinciden, pues también el albur representa un choque generacional, donde las ideas fluyen de quienes defienden su conservación, y quienes optan por pensar que el albur debe de desaparecer. 

Para Jis, hay que entender una cosa ante la censura de esta forma humorística de expresarse, pues «uno de los puntos muy difíciles a la hora de pretender corregir estas actitudes, es que inmediatamente se empiezan a convertir como en un tema malo, o sea, como un modo, por así decirlo, prohibido, y esto es una tentación enorme para una persona que se quiere divertir», por lo que cree que en algún momento llegará una contra reacción de la muerte del albur.

Texto: Eladio Quintero

Deja una respuesta

Your email address will not be published.