/

Jacobo Vélez y La Mambanegra, una carta de amor para Cali y Latinoamérica

Foto: Jorge Idarraga.

El músico colombiano Jacobo Vélez habla sobre su proyecto musical, La Mambanegra, una orquesta ecléctica y diversa que, nos cuenta, le sirve de excusa para contar historias.

«’Pa’ la calle’ es una carta de amor a mi ciudad, donde le canto a la esquina, al barrio, a la gente latina», me cuenta Jacobo Vélez desde Cali, Colombia, a propósito del sencillo que estrenó recientemente bajo su proyecto musical La Mambanegra.

Y lo que parece ser una premisa para esta canción, que ya se puede escuchar en las diferentes plataformas de streaming, lo es también para todo lo que hace Jacobo, productor musical, arreglista, saxofonista y cantante oriundo de esta ciudad situada en el Pacífico colombiano, en donde, además de ser una de las ciudades más antiguas del continente, presume ser la que tiene más mulataje afrolatino de Latinoamérica.

Jacobo Vélez y La Mambanegra
Jacobo Vélez. Foto: Jorge Idarraga.

Desde hace 10 años, La Mambanegra ha funcionado como la excusa ideal para contar historias, explica Jacobo, quien ha liderado un proyecto transmedia y multidisciplinario basado en la narrativa popular caleña, nutrido de estéticas y temporalidades de diferentes partes del mundo.

Se inspira en un crisol de posibilidades: desde la literatura distópica, el realismo mágico o el cyberpunk; hasta el kitsch latinoamericano, la estética de los años 60 y 70 o el cine de Tarantino; hasta ese sincretismo musical, en donde confluyen la salsa neoyorquina, la música cubana contemporánea, el funk, la música jamaiquina, el hip hop, la música tradicional de Cali y ese idilio mágico que tiene con la salsa.

Jacobo Vélez y la Mambanegra presenta «Radio Mamba Internacional»

El homenaje a Manu Chao es evidente en «Radio Mamba Internacional» (Tambora Records), vinilo de 12 temas en donde el sencillo «Pa’ la calle» fue la punta de lanza de esta radiografía del barullo y sentir latino; el disco es un paseo por diferentes ciudades y husos horarios, del cual poco a poco se va desvelando ese gran panorama lleno de sonidos y colores.

Recientemente se lanzó otro sencillo llamado «Fuego», «una canción dedicada a la energía femenina, la belleza y el poder». En ella colabora Eka Gordon, quien fuera parte de Sidestepper, agrupación pionera en la fusión de sonidos antillanos y caribeños colombianos con el beat electrónico que ha inspirado a grupos como Bomba Estéreo o Systema Solar.

A Jacobo Vélez lo acompaña una orquesta de músicos que provienen de diferentes tradiciones y estilos musicales; las regiones de Colombia se manifiestan en este combo en donde resuenan Puerto Tejada, Salento y desde luego Cali, por nombrar algunos lugares de donde los ritmos afrolatinos, el funk y el jazz confabulan a favor de quien escucha a La Mambanegra.  

Gira internacional por México y Portugal

Jacobo Vélez y La Mambanegra llegarán al festival Cervantino de Guanajuato el 13 de octubre para, de ahí, recorrer diferentes plazas de México, entre ellas Atizapán, Los Cabos, Ciudad de México (XV años del Foro Cultural Hilvana) y Guadalajara, en esta última participarán en la FIM GDL, espacio al que arribarán con la Caleña Sound System, «una plataforma de visibilización e internacionalización del sistema sonoro musical popular bailable de Cali del Pacífico», y con la que participarán en los showcases del evento con los proyectos Las Guaracheras, Espiral 7, Hendrix y, desde luego, La Mambanegra.

Pero no es todo, en medio de la gira se tomarán un tiempo para viajar a Womex en Lisboa, un mercado musical con sede en Portugal, para ostentar el crédito como la primera banda de Cali en participar en sus showcases

La escena caleña, un imprescindible al sur del continente

Cali es tierra de talento. De ahí emerge la multiculturalidad y confluyen ritmos que beben de todo tipo de influencias; ahí tenemos a La Mambanegra de Jacobo Vélez, quien con su eclécticos sonidos recurre a la salsa y los ritmos afrolatinos para configurar una propuesta única; también existen proyectos como el de Hendrix, que se decanta por un pop urbano de letras revolucionarias y aderezado por esa esencia tropical, eso sí, con el sello caleño que ya parece tener una denominación de origen que nos resulta difícil rechazar. 

La escena de Cali lleva rato en ebullición, como nos cuenta Jacobo: «esto empieza a cocinarse a principios del dos mil con Sidestepper, La Mojarra Eléctrica, incluso con Carlos Vives». Ahora, las cosas han evolucionado, se ha creado un gran colectivo que encuentra en sus diferencias sonoras una unidad, hay diversidad de sonidos y propuestas por doquier.

Texto: @DiegoKoprivitza

Deja una respuesta

Your email address will not be published.