/

Surrealismo y mexicanidad, pinceladas de María Izquierdo

La presencia de María Izquierdo en Guadalajara se concentra en el Museo Cabañas, en la exposición «María Izquierdo. Entre sueño y presentimiento» hasta el 19 de febrero.

Pintora que nació un 30 de octubre en San Juan de los Lagos, Jalisco, cuando México se pintaba de revolucionario en 1902, María Izquierdo fue una exponente recordada por su surrealismo, su expresividad de la naturaleza y la urbanidad, sus retratos y reflejos de aquel México de la primera mitad del siglo XX. Parte de su obra se encuentra aquí en Guadalajara, en el Museo Cabañas.

¿Cómo comenzó su historia de artista? Pues Izquierdo llegó a Ciudad de México en 1923, y estudió en la escuela de Bellas Artes. Vivió con la fotógrafa «Lola» Álvarez Bravo en una etapa artística y académica, donde también logró formarse en la academia de San Carlos y la Escuela Nacional de Artes visuales en la Ciudad de México.

En su formación María Izquierdo tuvo un acercamiento al movimiento artístico más popular de entonces, el muralismo, pero fue allegada a otros ámbitos, al aprender de personajes como Germán Gedovius, quien para la época destacaba al ser uno de los exponentes de principios del barroco holandés, el simbolismo y el realismo; y y también con Rufino Tamayo, con quien compartió su vida y conocimiento, al trabajar en la acuarela también. 

Surrealismo y mexicanidad, pinceladas de María Izquierdo
«El Idilio», de 1946, es una obra donde María Izquierdo habla del amor, uno de los sentimientos referidos en distintas pinturas de la Jalisciense.

Así, para finales de los años veinte, ya trazaba su camino hacia el surrealismo con lo que ahora ella es recordada como una de las principales exponentes en nuestro país, como lo fue la española Remedios Varo que expandió su carrera aquí, al igual que Leonora Carrington, de origen Inglés, y claro, Frida Kahlo, quien al igual que Izquierdo, llegó a otras latitudes con su obra.

Pero el discurso y obra de María Izquierdo también resaltó la situación de las mujeres en México, el rol que desempeñaban bajo los diferentes sistemas de opresión en un país donde no se reconocía de igual forma la labor de las mujeres que la de los hombres, y en su caso, su talento artístico, con las obras murales que no le permitieron plasmar. 

En pinturas como «Alegoría del Trabajo» o «Las Prisioneras» se encuentran sus importantes referencias discursivas.

Surrealismo y mexicanidad, pinceladas de María Izquierdo
«Alegoría del Trabajo» de 1936, es una de las pinturas más conocidas de María Izquierdo, un ejemplo de la forma en la que representaba la existencia de la mujer mexicana.

Esa mente llena de inconformidades y cuestionamientos, será recordada por su talento, que la llevó a ser la primera mujer que expuso sus creaciones fuera de México, pues llegó al Arts Center de Nuva York donde sus óleos le dieron ese reconocimiento internacional.

Será recordada también, por su participación en la escena pública, no solo al hablar sobre las mujeres mexicanas y sus obstáculos, sino también por promover con acciones la expropiación petrolera en 1938, como un ejemplo de su contemplación de la sociedad, y su comprensión de las necesidades en México.

Una parte de lo que María Izquierdo fue, es posible encontrarlo en el Museo Cabañas. La exposición «María Izquierdo. Entre sueño y presentimiento», aún estará disponible hasta el próximo 19 de febrero.  

Deja una respuesta

Your email address will not be published.