Magazine de cultura emergente / Guadalajara, Jalisco

Tratar de denunciar con sentido artístico

Por

Las Elegidas, filme del cineasta tijuanense David Pablos, dejó helado al Festival de Cannes con su denuncia sobre la prostitución infantil en México.

Cuando el cine profundiza realidades de la vida cotidiana de una sociedad, cumple con una suerte de espejo del día a día en una región determinada; escuchar decir que pese a que hay elementos suficientes en una cinta como para desnudar problemas complejos y que pese a su reproducción masiva, poco o nada se puede hacer, duele y lastima, más si el cine de festivales, aquel que está lejano de la monopolización de las salas y cadenas, no es distribuido a un sector importante de la población.

Las Elegidas
«Las Elegidas», película dirigida por el mexicano David Pablos.

Estas son las reflexiones tras conocer a Las Elegidas, película de David Pablos, que prácticamente ha helado al Festival de Cannes con su denuncia sobre la prostitución infantil en México, problemática recurrente que está lejana de ser interiorizada en suelo mexicano por la gente a través del celuloide, pues el director no cree que el cine pueda cambiar la sociedad.

El filme, que se incluyó en la sección Una cierta mirada, recrea el drama de Ulises (Óscar Torres), un adolescente obligado por su familia a prostituir a su novia Sofía (Nancy Talamantes) y que deberá buscar a otra chica para que esta pueda ser liberada.

La trama se vive en la ciudad fronteriza de Tijuana, una ciudad en la que se viven historias más crudas de las que Pablos retrató y de las que refiere  que su retrato pueda influir sobre una realidad que existe en muchos países, concretamente en las zonas fronterizas de México.

Paralelamente a la historia que Pablos cuenta, nos remitimos a señalar la que fue proyectada en la cinta, La vida precoz y breve de Sabina Rivas, de 2012 en la que se narra la historia de una niña hondureña que en su intento por llegar a los Estados Unidos, encuentra en la frontera de Tapachula; Chiapas, un verdadero calvario en la frontera guatemalteca, entre maras, pobreza, agentes migratorios de Estados Unidos y México, funcionarios de primer nivel de la política nacional y tratantes de blancas.

Las Elegidas

De frontera a frontera, Pablos y Abraham Zabludowsky retratan en sus cintas, una realidad cruenta en la que el pan de cada día es precisamente el ante la pérdida de los más elementales derechos, buscar cómo ganarse el pan, dejando de lado su adolescencia y creciendo abruptamente ante la constante lucha por la supervivencia.

Mientras Las Elegidas se abstiene de mostrar escenas de sexo explícito, pero sugiere de forma soterrada en la cabeza del espectador toda la violencia a la que están expuestas esas chicas. En la historia que narra la vida de Sabina Rivas, los elementos de violencia física, verbal y sexual ante las chicas, establecen claramente las vejaciones a los cuerpos y los espíritus de las jóvenes y los protagonistas de la realidad en las fronteras mexicanas.

Esta amarga situación es la que viven 19.5 millones de mexicanos quienes están atados al salario mínimo, el más bajo de América según un informe del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), y en el que se explican las precarias condiciones de vida de quienes tienen un empleo formal y un salario fijo, y de quienes están fuera de esta medición, por estar en la informalidad o bien, estar sin empleo y una fuente de ingresos, que llena a jóvenes, hombres, mujeres y niños hacia las fronteras buscando el camino para alcanzar el sueño americano.

Lo que es muy claro es que tres años de distancia entre una película y otra, acrecientan el problema y lo vuelven más crudo, entre impunidad y complacencia de autoridades mexicanas y una insuficiente lucha de organizaciones civiles e instancias internacionales.

Texto: Pablo Vázquez Rivera.

Lo más nuevo Cineurótica

Queen aviva el mito

El filme Rapsodia Bohemia hace renacer a Queen y amplifica su realidad
Ir a Inicio
A %d blogueros les gusta esto: