Magazine de cultura emergente: música, conciertos, festivales, cine, arte, cultura y sociedad desde Guadalajara, Jalisco

Crónica de un lector anónimo

En Contexto/Magazine

Ha visitado las 30 ediciones de la Feria Internacional del Libro, su testimonio da cuenta de la evolución de este encuentro literario y de su biblioteca personal.

Las canas de David dejan entrever su llegada al sexto piso. Es alto y un poco corpulento. Mientras aprieta su regordeta nariz, sus ojos se mueven de manera inquietante, su lengua es más rápida que sus ojos y de vez en cuando se tropieza al hablar. En medio de los pasillos de Feria Internacional del Libro de Guadalajara, David se detiene y comparte sobre su experiencia como lector, sobre su asistencia las últimas 29 ediciones de la FIL.

“Yo soy de Guadalajara y viví fuera durante muchos años, en un diciembre que vine a pasar las vacaciones navideñas, vi, Primera Feria Internacional del Libro, y dije, voy ir a ver de qué se trata. Y me encantó. Después programé mis vacaciones de diciembre para poder venir a la Feria”, relata.

FIL 2016. Foto: ©FIL/Nabil Quintero.

Detenido en uno de los pasillos del Área Internacional, David revisa su celular para buscar los nombres de las editoriales. “Yo vengo a comprar libros, traigo mi lista, nunca vengo sin lista. Tengo una lista de 100, 200 libros, algún día la voy a completar… eso sí, yo voy sobre las novedades del Área Internacional porque es algo que no voy a encontrar en Gandhi, El Sótano o en la Gonvil”.

David ya trae en mano una bolsa con seis libros. Cada año ahorra de 2 mil a 3 mil pesos y divide su presupuesto por días. “No quiero pasar de mi presupuesto… además sólo leo 20 libros al año, yo leo en mi tiempo libre, no soy como Peña Nieto”.

Este ávido lector trabaja en el Gobierno Federal y compra únicamente para su biblioteca personal. “Acomodo mis libros por autor, por editorial. Tengo una estantería de libros pendientes por leer, tengo libros de las últimas dos FIL sin sacar del celofán, están esperando su turno”.

Los autores favoritos de David son Alonso Cueto, Roberto Bolaño, Daniel Sada y Juan Villoro. Y dice que todos los autores reconocidos plagian. “Desde García Márquez hasta Vargas Llosa y bueno finalmente a mi no me importa si plagian o no”.

“El sábado vengo al crédito y a las ofertas de otro tipo –ríe un poco- las ofertas de cinco uñas”. En medio de la risa y un tanto de seriedad explica: “Llegas a la caja con un montón de libros, preguntas ¿Cuánto cuestan estos? Dices nomás quiero estos dos y te los ponen en una bolsa, pero te dejan los demás ahí y entonces agarras tu bolsa y los guardas y te vas”. Entre el enojo y el reclamo, David agrega: “además traen libros de 500 pesos, ¿cómo quieren que compre un libro de 500 pesos de un desconocido? Pues no”.

Este acérrimo visitante de la FIL ha leído un promedio de 800 libros en toda su vida y comenzó a escribir uno hace poco. “Mi libro es una especie de autobiografía de un grupo de personas que eran jóvenes hace 30 años… yo lo escribo en la madrugada, tengo las ideas frescas”.

Por su parte, el tapatío cree que la Feria Internacional del Libro ha crecido mucho en cuanto a su oferta. “Tienes muchas editoriales que no están presentes en las librerías” y con una sonrisa en su rostro recuerda con gusto la edición donde Chile fue invitado de honor. “Chile es la que me ha gustado más… me desconcierta que esta vez sea toda América Latina”.

Mientras aprieta su nariz comienza a mover su pie hacia adelante, explica de forma molesta que en esta edición parece que los libros son más caros, “pero también me parece que sigue siendo una oportunidad única para adquirir los libros que no se encuentran comúnmente” sentencia.

Texto: Siboney Flores.

1 Comment

Deja un comentario

Lo más nuevo

Ir a Inicio