Magazine de cultura emergente desde Guadalajara, México

Un poco de sangre en la burbuja

Por

«Poco de sangre roja sobre un gran auto nuevo
Poco de sangre roja sobre un gran auto blanco
Nada mas bello ni mas lujoso
Tan poderoso como un gran auto nuevo
Y junior lo admira y se imagina
Que su auto nuevo es un gabacho blanco
Y el se siente hombre valiente
Tan orgulloso que nada lo detiene»

– Maldita Vecindad

Recuerdo en mis juventudes escuchar del grupo La Maldita Vecindad y los Hijos del quinto patio, el verso de su canción, «un poco de sangre roja sobre un gran auto nuevo, un poco de sangre roja, sobre un gran auto blanco», hoy día la realidad nos ofrece una terrible analogía de esta letra, con el asesinato por un percance vehicular de una pareja de recién casados, por el auto nuevo y blanco del futbolista Joao Maleck.

Joao quizá como el Jr a quien se citaba en la letra de la canción, «se imagina que su auto nuevo es un caballo blanco, y él se siente un rey valiente, tan orgulloso, que nada lo detiene», estrofa distinta a la realidad.

En este panorama lejos de acordes y letras, Joao detuvo su paso, no de rey, pero sí de imprudente, con el auto Aveo de la joven pareja, en un domingo que para ellos era especial y nada cualquiera, lo detuvo el impacto al auto de la pareja y una palmera.  

El desenlace de ese momento fue en principio trágico, con la muerte instantánea de la pareja y a la par, el inicio de una cruenta historia para el futbolista en la que la consecuencia podría ser pasar buena parte de su vida detrás de los barrotes que resguardan una celda.

Para nadie es un secreto que durante este proceso legal y tragedia en ambos lados de la vía, en ambos asientos del auto, mucha incertidumbre se generó a partir de conocer la actividad del causante del choque y su importancia en la sociedad, sabemos de sobra que a un futbolista, figura pública o ciudadano con poder adquisitivo, la justicia llega de manera expedita y cargada en la balanza hacia su lado, como muchas cosas en la vida de estos personajes que habitan al interior de una burbuja social.  

Joao Maleck
Joao Maleck, futbolista mexicano. Foto: Internet.

Para quienes no la habitamos, el deseo de justicia para los familiares de las víctimas y el deseo de concientizar, que ningún auto es un «caballo blanco», que conduciendo uno podemos al igual que en la canción ya citada, escuchar solo un grito, un golpe y nada más, derramando demasiada sangre en esta ciudad.  

Muchas cosas deben cambiar a nivel hábitos, códigos civiles y penales, así como nuestro concepto de manejo, pues es recurrente, común y bastante corriente, avisar dónde se ubica el operativo salvando vidas, cuánto cuesta modificar un dictamen pericial y de alcoholemia, conducir texteando o a alta velocidad, situaciones del día a día que pueden acabar en tragedias como la de María Fernanda y Alejandro quienes iniciaban una página linda en su vida, y Joao acaba de truncar muchas más en su carrera deportiva.

Texto: Pablo Vázquez Rivera.

Lo más nuevo Magazine

película británica peterloo

Tranquility… Amen

El aclamado director británico Mike Leigh vuelve a moldear la historia para
Ir a Inicio