fbpx
/

La imborrable huella de «Correspondences»

manuscritos de patti smith en correspondences

La instalación multidisciplinaria de Soundwalk Collective y Patti Smith remueve conciencias y hace un llamado urgente al cambio social

La instalación artística «Correspondences», producto de una década de colaboración entre el colectivo neoyorquino de arte audiovisual Soundwalk Collective y la legendaria poeta y cantautora Patti Smith, dejó huella en Jalisco, tras ser parte esencial de la novena edición de FIM Guadalajara.

Durante dos semanas -del 28 de febrero al 16 de marzo-, esta poderosa pieza multidisciplinaria estuvo abierta al público en general y de manera gratuita en la Sala 3 del Conjunto Santander, en donde fue posible sumergirse en una experiencia sensorial en la que el lenguaje cinematográfico y el arte sonoro protagonizaron una denuncia social de argumentos poderosos, cuidada hasta su último detalle.

Incómoda e hiriente, esa sería la descripción que emerge tras observar piezas de enorme significado, en donde las atrocidades ecológicas fueron el hilo conductor de esta instalación. Enormes pantallas recibían al visitante, quien, hipnotizado, viajaba a través de paisajes sonoros, imágenes catastróficas, los textos de Smith y su voz, recorriendo cada uno de los temas que aborda el recorrido.

Me llamaron la atención dos piezas en particular. La primera de ellas dividida en dos: «Chernóbil» y «El acólito, el artista y la naturaleza», en donde el desastre nuclear y la afectación a la niñez bielorrusa se plasman con horror y desesperanza desde una perspectiva cruda, pero a su vez encontrando la belleza que emerge de manera natural. Contrastes por todos lados.

Por otra parte, «Incendios forestales» y «Extinción masiva», configuran una denuncia cruda, realista y sumamente dolorosa de lo que significan los incendios y la devastación ecológica a la que son sometidos nuestros bosques y selvas.

Esta última pieza -maestra- hiere sensibilidades y su trasfondo político es grandioso, sobre todo, porque Jalisco ha sido víctima de la deforestación y quema de entornos naturales, algunos con fines inmobiliarios otros por el cambio climático. Ahora hay más incendios y cada vez son más devastadores.

Tras observar detenidamente la pieza, en donde las imágenes te sumergen a la catástrofe mientras el sonido de la madera cruje, Patti Smith nombra una lista de lugares que se convierte en interminable: incendios por todo el mundo y la cantidad de hectáreas quemadas.

Queda unir puntos. Patti Smith mencionó en la conferencia de prensa que ofreció cuando llegó a la ciudad, que la instalación artística es única y especial para cada ciudad, que existen elementos que conectan con el entorno. Ese fue su regalo a Jalisco. Esa es la huella que deja en nuestra ciudad tras su paso. «Correspondences» sembró una semilla.

«Cualquier cosa para convertirse en un mejor ser humano, a través del arte o el activismo. Necesitamos empatía por los animales, por las criaturas del mar, por la tierra, por la naturaleza. El artista no es necesariamente empático con los humanos porque crea cosas materiales para inspirarlos y consolarlos», externa Patti Smith.

En «Correspondences» no caben las sutilezas. El documento sonoro es por momentos angustiante, y las letras de Smith desgarradoras, duras, necesarias. El apartado audiovisual se conforma de cortometrajes, ensayos cinematográficos e imágenes documentales que en conjunto logran el cometido: denunciar a través del dolor, el enojo, la tristeza, e incluso la impotencia, sin dejar de lado un trasfondo esperanzador, el despertar de quien se siente harto y quiere que las cosas cambien. Estamos parados ante grandes activistas sociales que quieren un mundo mejor.

«El arte también es una práctica curativa. Es un camino para convertirnos en un mejor ser humano, para ser más empáticos, solidarios y sensatos. Porque no hay otra salida. Es este camino o afrontar nuestra propia extinción.» explica Stephan Crasneanscki, artista sonoro y fundador del colectivo.

Además de las piezas audiovisuales, fue posible ver los manuscritos de Smith, una serie de fotografías y piezas intervenidas, que se complementaban con un ligero olor a leña quemada. Los sentidos se activaban, al igual que la culpa, la tristeza y el desasosiego.

Pero fuera de esa nave oscura, la luz y la esperanza cobran sentido, porque del hartazgo surge la acción, el cambio, la necesidad de comunión con lo natural. El mensaje de Stephan y Smith es muy transparente y milimétricamente cuidado. Es completamente social y se aleja de toda pretensión. Es una obra maestra que llegó en el momento justo.

Esta es la lista de piezas que la integraron, con curaduría de Santiago Gardeazábal:

A. Chernóbil / El acolito, el artista y la naturaleza
B. El llanto de los perdidos / El príncipe de la anarquía
C. Pasolini / Medea
D. Incendios forestales / Extinción masiva

Diego Koprivitza

Periodista y comunicador. Edito eldescafeinado.com y dirijo la agencia de comunicación Cafeína Digital.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Diego Koprivitza

Periodista y comunicador. Edito eldescafeinado.com y dirijo la agencia de comunicación Cafeína Digital.